10 enero 2016

Catalunya en rebajas: Dos por el precio de uno

Hay ciertas cosas que se empiezan a entender. Y es que las rebajas están prohibidas hasta enero. He aquí la razón por la que el acuerdo catalán se ha ultimado en plena época de rebajas, y casi en el último minuto, y de penalti.

Porque la cosa tiene miga. Mas se va a paseo, es verdad, pero la CUP, que me perdonen, ha quedado hecha una mierda. Rebajada, diezmada y desnaturalizada.

Siempre creí en la coherencia de la CUP. A diferencia de Convergència siempre ha sido independentista y todo su camino ha sido coherente con su definición de anticapitalista. Y eso ha ocurrido hasta ahora. Porque, ¿cómo se puede entender que un partido anticapitalista se alíe con un partido burgués que ha extremado las desigualdades, que ha sometido a los más débiles a recortes que rozan lo insoportable y que ha supeditado su soberanía a la Troika que –que yo sepa— no tiene nada de catalana?


Pero es que ha ido más lejos. Es verdad que gracias a este pacto han conseguido que Mas se marche, aunque lo hace de forma sospechosa, colocando a un personaje de su confianza en la presidencia, poco conocido y del que no sabemos si será un verdadero presidente o una marioneta a la que pretenderá manejar. Y todo esto ¿a qué precio?

Esa es la cuestión. La CUP ha pagado un precio, a mi modo de ver, exageradísimo que le hace diluirse y renunciar –por mucho que digan— a lo que para mí, son sus premisas más fundamentales, las sociales y económicas que puedan hacer cambiar el ritmo de Catalunya.

Y es que este acuerdo se podría resumir en el título de este artículo: Dos por uno. Porque Mas se marcha pero a cambio se produce algo que no habíamos visto todavía y que a mi modo de ver desvirtúa la democracia, y cambia el deseo y el voto de los electores, porque resulta que dos diputados elegidos en la lista de la CUP (el 20%), por obra y gracia de un acuerdo posterior, pasan a formar parte de otro grupo: Junts Pel Si. Una maravilla, que se une al hecho de que otros dos diputados electos (deben ser los que no han visto bien esta jugada) serán sustituido por otros dos. Una obra de arte, un juego de magia. Nada por aquí, Mas por allá, dos que cambian y dos que se llevan…

Los que vivimos el Tamayazo conocimos y recordamos cómo dos diputados cambiaron el signo del gobierno en la CAM y nos colocaron a Espe Aguirre, el personaje más nefasto políticamente que ha pisado esta tierra. Pero, es que ahora, por mor de una independencia cuyo camino es dudoso, resulta que se pasan dos diputados de la CUP al grupo que lidera Convergència y consolidan una especie de transfuguismo (lo es desde el punto de vista de los electores) que refuerza a Junts pel si y le aseguran su mayoría durante la legislatura (pactada para gobernar durante dieciocho meses, fecha en la que debería terminar esta hoja de ruta).

Total, que para cargarse a Mas la CUP se ha cargado la esencia de la democracia y engorda al grupo de Junts Pel Si para que su camino sea fácil, transitable y libre de obstáculos. Un precio muy elevado en el que se renuncia a principios sociales en aras de un camino hacia una independencia incierta.

Y es que se está imponiendo la transversalidad. El objetivo para dos netos partidos de izquierda como son la CUP y Esquerra es la independencia. Que muchos catalanes lo estén pasando mal es algo secundario, algo que hoy se supedita a la posible independencia. ¡Viva la izquierda!

La solución, por mucho que unos y otros se enroquen en posturas opuestas, la virtud, está en el término medio. Ni ofuscaciones inmovilistas españolas, ni imposiciones nacionalistas catalanas. Lo único es dejar que opinen los catalanes. Una consulta sobre lo que quieren los catalanes es lo que se debe hacer. No usurpemos sus deseos. Yo no quiero que se independicen, pero de ninguna manera quiero que se les imponga ser algo que podrían no querer.

Estoy seguro de que un referendo sería la solución. Y además creo que ganarían los que no se quieren separar de España, pero claro para hacerlo es necesario creer en la democracia de forma inequívoca, sin ambages, y apostar por ella, con valentía. Algo que no están dispuestos a hacer los que se niegan a que los catalanes decidan su destino. Porque, como ha ocurrido en Canada o en Escocia, lo único que calma la sed de la independencia es votar y aceptar el resultado. Todo lo demás es aumentar el abismo que hoy separa a Tirios y Troyanos.


Salud y República

6 comentarios:

Genín dijo...

¿Osea que el resto de españolitos de a pié que no somos catalanes no tenemos derecho a opinar en un referendum si es preciso si trocean España? Por que se pongan como se pongan, Cataluña es España, no se pueden tener leyes y no cumplirlas inventándose otras cuando les de la gana para llevar las cosas "legales", tampoco falsificar la Historia cosa que hacen a cada rato, ni insultar permanentemente a los andaluces diciendo que ellos los subvencionan para estar todo el dia en el bar, es que manda huevos todo lo que pretenden que aguantemos a esos nefastos políticos, y todo para proteger el latrocinio de algunos, no amigo, la ley la cumplimos todos, o rompemos la barfajaa, y como dice un amigo mio de Cuenca, "pa chulo, mi pirulo" ya les hemos visto el plumero a estos oportunistas, al menos yo, lo que me entristece es que se que los independentistas van a ser responsables de mucho dolor en su país y en el nuestro, y si no al tiempo, si no les gusta Rajoy, que vayan y lo echen con el voto, como hacemos todos, o ellos son especiales para hacer lo que les de la gana, en fin, amigo, en esto no creo que estemos nunca de acuerdo, o si, quien sabe :)
Esto no es nuevo, en su dia la República, no el franquismo, -Lo sabes mejor que yo- tuvo que intervenir, anulkar su autonomia y los puso mas derechos que una vela y como se dice, el que no recuerda la Historia, está condenado a que se repita.
Salud

RGAlmazán dijo...

Amigo Genín, aunque no estemos de acuerdo en algunas cosas y sí en muchas, no pasa nada. Exponemos ideas y si divergimos somos capaces de discutir civilizadamente. Difiero contigo en lo del ámbito del referendo. Yo creo que tienen que ser los catalanes, los residentes en Cataluña los que decidan su destino, que yo sepa, tanto en Quebec como en Escocia, no han votado todos los ciudadanos de Canada o del Reino Unido. Otra cuestión es que en nuestro ordenamiento no es legal, por lo que habría primero que cambiar la ley, lo que no quita que creo firmemente que deben ser los catalanes los que lo decidan.
Por otro lado, es verdad que ha habido muchas afrentas desde Cataluña, pero no me negarás que también las ha habido desde otros lados a Cataluña, sin ir más lejos desde el mismo gobierno de Rajoy se han dicho y hecho cosas inaceptables.
Yo estoy a favor de que Cataluña no se independice, pero no soy quien para decidirlo, al no residir en Cataluña.
En fin, esto es largo y aquí lo dejo, pero quería contestarte para decirte que, sobre todo, el hecho de que diferimos en algunas cuestiones no evita que tenga aprecio y que demuestra que somos amigos y civilizados. Sólo discutiendo y contrastando idea se entiende la gente, la uniformidad es sinónimo de dictadura.
Salud

Roger del Jesus dijo...

Tengo la sensación que más allá del ebro, las Noticias llegan solo de una de las partes.
Aunque parece ser que el pacto no es el deseable, ni 2 diputados de la cup pasan a engrosar las filas de jxsi, ni estos (que dan apoyo mediante el pacto, a los temas que tengan que ver con el mal llamdo proceso catalan) votaran lo que diga el Partido mayoritario.
Solo en casos que tengan que ver con el camino a la independència, actuaran sumando sus votos a jxsi (que no cdc).
Y ojo, que a mi también me salen ampollas con el pacto, peró no es raro en política ni engañan a las urnas.
Una cosa es transfuguismo (quedartr xon el acta de diputado, e ir a otro Partido) y otra muy diferente un pacto de gobernabilidad, en donde con tus votos, aaeguras una establidad... mientras la dirección sea la que te interesa.
Es decir, y como ejemplo, y confirmado por gente de la cup, si los presupuestos son como los de las ultimos años, cup votará con sus 10 diputados (que son suyos) en contra.

Genín dijo...

Cuando estudié historia, no vi que Cataluña jamás fuera una Nación, ni que jamás fueran independientes, creo que pertenecían al Reino de Aragón, cosa que establece una diferencia insalvable entre, las mencionadas Quebec -viví muchos años allí con una hija nacida en Montral y una esposa en Quebec- y bureno para que hablar de Escocia, por eso decía que estos independentistas se inventan la historia, las leyes y lo que haga falta para hacer que parezca legal algo que a todos luces no lo es. Y finalmente, nos hemos dado unas leyes que hay que respetar y mientras sigan funcionando, todo tendremos que darnos generosamente mucho ajo y agua, no podemos cambiar las reglas en mitad del partido, si cambiamos las leyes cada vez que nos interese a alguien, individualmente, nos podría dar lecciones cualquier país bananero, por tanto, como el tema afecta tanto a España como a Cataluña, referéndum si, pero en toda España, te advierto que cada vez hay mas ciudadanos españoles que quieren que se marchen, a lo mejor hasta tienen suerte, todo esto se lo están ganando a pulso sus politicos mas o menos corruptos calumniando al resto de los españoles, y como te decia, "pa chulo, mi pirulo" jajaja.
Y por supuesto, tu y yo podemos discutir civilizadamente, o intercambiar conceptos con el sentido del humos que nos caracteriza, faltaría mas, que aburrido seria si todos pensáramos igual.
Salud

Genín dijo...

Se me olvidaba darte las gracias por contestar a mi comentario, por eso he comentado yo el tuyo, en agradecimiento, cosa que no suelo hacer nunca. Tienes razón, el tema es muy largo y complejo para dirimirlo aquí, o entre dos...jajaja
Salud

Fanny Sinrima dijo...

Verdaderamente vergonzoso, humillante y antidemocrático pacto. La CUP se ha dejado secuestrar por el contubernio de Junts pel sí y la sucia maniobra de Mas.
Quienes defienden "el derecho a decidir" como precepto divino, se lo niegan al grupo parlamentario de la CUP, exigiéndoles votar siempre a su favor aun antes de saber qué será la propuesta. He aquí el totalitarismo inherente a todos los nacionalismos. Con este pseudopacto, el gobierno de la Generalitat se deslegitima y se retrata.
Mi más firme condena a este final cuyas consecuencias las pagaremos todos.

Saludos.