13 julio 2014

El Estado terrorista de Israel ataca de nuevo

Dicen que fue Hamas quien empezó. Es la versión israelí de los hechos. Y basta que lo diga Israel para que USA y las potencias occidentales clamen el “si-bwana” correspondiente. Todos a una, contra los palestinos.

Francamente no puedo creer a Israel, un estado que actúa con terror para apropiarse de la tierra en Palestina, para continuar asentándose en ella. Es suficiente darse cuenta de cómo se ha desarrollado la historia en los últimos setenta años. Este es el mapa de la vergüenza:

 historia-de-israel

De una vergüenza de la que todo Occidente es cómplice. Porque sólo con el apoyo de USA y de las potencias europeas ha podido ocurrir esta injusticia. Pero no pasa nada.

Otro episodio más. Un capítulo que se repite con demasiada frecuencia, con la suficiente frecuencia para tener amedrantados al pueblo palestino. Ataques sin conciencia, con impunidad, cada cierto tiempo. Operaciones militares que están calculadas y que buscan excusas para seguir manteniendo el terror en el territorio.

Por hacer una recopilación de los últimos diez años, recordemos la operación Días de Penitencia en 2004 con 71 muertos, después vino Lluvias de verano en 2006 con 450 muertos, más tarde Plomo fundido en 2008-2009 con 1300 víctimas mortales, allá en 2012 Pilar defensivo con 170 muertos, hasta llegar a Margen protector con más de 170 palestinos muertos en esta operación actual.

Nombres preciosos, operaciones militares de primera, en un juego elegante de yo-siempre-gano-porque-soy más-fuerte: crímenes contra la humanidad, porque con estas operaciones anunciadas y algunas anteriores se ha llegado a la cifra de más de 2000 palestinos muertos y más de 8000 heridos. En los últimos diez años.

De nuevo se echa la culpa a Hamas, a la que llaman organización terrorista. No digo que en un conflicto como éste esta organización sea pacífica o no muestre sus dientes e incluso sea terrorista. Pero, quién, con sentido común, puede decir que Israel no es un Estado que siembra constantemente el terror. Ese terror que viven día a día los palestinos, que ven cómo les van acorralando y dejándoles sin espacio vital. Y que, cada cierto tiempo, se ven atacados de forma miserable y sin ningún respeto por la población civil, donde los niños palestinos, al igual que mujeres y hombres, mueren para mayor gloria del sionismo.

Aunque hubiera empezado Hamas con el crimen execrable de tres jóvenes israelíes, no puede haber nadie sensible que pueda justificar una operación que ya lleva más de 120 muertos –la mayoría de ellos civiles, sin descartar niños—, y que está a punto de desencadenar una ofensiva por tierra que puede multiplicar las víctimas.

Y no, no valen excusas. Por muchos que lo diga este miserable gobierno israelí, por mucho que lo confirmen sus amigos estadounidenses, no se puede tomar la justicia del ojo por cien ojos. Ya está bien. Van más de cien muertos y encima amenazan con la invasión de Gaza por tierra. ¿Hasta cuándo va a seguir este Estado terrorista actuando con impunidad? ¿Cuándo sus amigos norteamericanos les dirán basta y dejarán de venderles armas que utilizan para matar palestinos?

He de decir que también en Israel hay gente que está en contra de estos ataques, así lo ha declarado el partido comunista israelí y algunos sindicatos, pero está claro que el gobierno israelí, que se sabe impune, no está dispuesto a parar hasta dejar bien claro esa superioridad bélica que le hace sembrar de cadáveres palestinos esa tierra que ellos también consideran sagrada.

Y no, mientras que sus amigos occidentales les apoyen no pararán hasta que poco a poco no queden palestinos en esa tierra, y si quedan que estén totalmente sometidos al estado sionista. Ese es su objetivo.

No les importa nada. Se saltan las disposiciones internacionales, no cumplen las resoluciones de la ONU, pero ellos saben que al lado de su amigo americano no pasa nada. Y así están las cosas.

La verdadera causa de esta operación no es vengar afrentas de Hamas, es simplemente tratar de romper el gobierno palestino en el que había entrado Hamas, y esa unión significa un peligro para los israelíes que quieren a los palestinos divididos para mejor utilización de su poder.

Mientras no exista un Estado Palestino aceptado por la Comunidad internacional y se cumplan las disposiciones internacionales Israel seguirá hasta el final, hasta que toda la tierra les pertenezca y hayan echado de allí a todos los palestinos.

Salud y República

6 comentarios:

María A. Marín dijo...

Ante tanto horror, no puedo ni razonar.
¡Mal muy mal!

Mercè dijo...

Me llegó un comentario que una monja, católica de Belén, aseguraba que los tres jóvenes habían muerto en accidente de tránsito, y que los servicios secretos israelíes lo aprovecharon para culpar a Hamas de su muerte.
Todo es posible.

Genín dijo...

Es como dices, uno se queda mudo de tanta injusticia...
Salud

Haim Fernandez dijo...

Salud y República, pero con la verdad por delante, sin sectarismo, sin demagogia y sin manipulación de textos y fotografías. ¿Quién ha dicho que ser de izquierdas es sinónimo de anti-judío? Ser de izquierdas es, ante todo, ser honesto consigo mismo y con los demás.
haimfer6@hotmail.com

mariajesusparadela dijo...

Y nuestro desgobierno manda poner en la TVE películas como "el niño con el pijama de rayas" y "La lista..."
Hoy los judios masacran, abusan, colonizan, ocupan y son jueces y parte. Y todos callamos.

Duende Rojo dijo...

Tranquilos, ya esta la diplomacia de Estados Unidos trabajando para un alto el genoci..digo el fuego