02 enero 2014

La multiplicación de los panes y los contratos

Miren ustedes, resulta que la ministra Báez, ya saben que es la que pone en acción las propuestas de la CEOE, desde su púlpito le dio por decir que la modalidad de contratación, al existir cuarenta y dos contratos distintos, era un obstáculo para la creación de empleo. Había que simplificar la situación. Tanto es así que se pensó que pretendía implantar el contrato único.

Pues no, craso error. Resulta que ahora sale diciendo que se han implantado cuatro formas de contratación: Indefinidos, Temporales, Formación y Aprendizaje y, finalmente, en Prácticas. Lástima que sea otra mentira encubierta.

Sí, otra mentira más. La emisaria de la CEOE, la ministra, nos ha vuelto a engañar. ¡Otra más! Porque si antes teníamos cuarenta y dos contratos y parecían mucho, ahora llegamos a cuarenta y siete. ¡Toma ya! Y es que vuelven a vender humo. Se trata de otra medida que no sirve para nada, y menos para crear empleo.

contratos laborales

Y aunque parezca que son cuatro, cada modalidad se subdivide a la vez en varios tipos. De tal forma que bajo la denominación de Contratos Indefinidos, encontramos 26 tipos distintos de contratos; en Contratos Temporales hay 17 tipos; en Formación y Aprendizaje son 2 tipos y en los de Práctica tenemos 2. 

Total que hemos pasado de 42 a 47 distintos tipos de contratos laborales. A esto le llama la monaguilla de la Virgen del Rocío, simplificar la contratación.

Es difícil de entender por qué cada noticia, cada decreto, cada ley, cada reforma el PP se ve obligado a envolverla en una gran mentira. Una forma de intentar que los ingenuos puedan creer lo que dicen, si no valoran lo que hacen. Una más.

No es verdad decir que hay menos contratos. Simplemente los han agrupado en cuatro grupos. Ni más ni menos. Todo lo demás humos. Con humo empezamos el año. De eso se trata, de vender humo ya que han incendiado este país.

Así es que estos son los milagros del PP, de cuatro contratos multiplican y llegan a 47, y tan campantes. Ellos insisten que son cuatro. Ojalá que el milagro les llevara también a multiplicar los panes, otro gallo nos cantara y menos hambre se pasaría.

Salud y República