23 septiembre 2013

El Rey, ese hombre ejemplar

Mañana se operará el rey. Esa cadera que tanta guerra le está dando parece que está infectada y necesita que le vuelvan a intervenir. Como a cualquier persona, deseo que todo salga bien y que se recupere.

Dicho lo anterior, hay que matizar algo importante. El rey se operará en la clínica privada Quirón y la dirigirá el doctor Cabanela, una eminencia que trabaja en la clínica Mayo de Rochester (USA).

Verdaderamente un ejemplo. El vértice institucional del país, quien ostenta la Jefatura del Estado, elige la Sanidad privada. Es obvio, y así lo podemos ver, que se ha elegido, según el criterio del rey y de la Casa Real, lo mejor. Un médico español que sin trabajar habitualmente en España, viene para intervenir al rey, lo que no deja de ser un desprecio a los grandes especialistas que trabajan en nuestro país y, además, la intervención se realiza en una clínica privada, demostración de la nula o poca confianza que el monarca tiene en los hospitales públicos.

Una decisión ideal, que dice mucho de este sujeto, acostumbrado a vivir opíparamente y a hacer su santa voluntad, eso sí, a costa de los españoles. Porque, también queda sin aclarar quién paga esta operación. Y no vale comunicados, hay que aportar pruebas. Ya está bien de opacidad cuando se trata de dinero público, sea el rey o un concejal de turno.

Juan Carlos, memorias

En fin, otro error más de alguien que, cuando se le pregunta, habla de las maravillas de la Sanidad y la Educación pública, y sin embargo, cuando tiene que utilizarlas se va al sector privado. ¿Cómo nos puede extrañar que el PP también apueste por las privatizaciones, y constantemente apoye lo privado en contraposición a lo público? Hace exactamente lo mismo que su ídolo, el rey, ni más ni menos. Ese rey impuesto por Franco (de quien nunca ha renegado) y que no ha sido votado por los españoles.

Un absoluto desprecio a los profesionales que trabajan en este país –sin duda, de primera magnitud—, y a la sanidad pública, a la que ha desechado. En fin, una decisión lamentable más, que se suma a las que desde la Casa Real está tomando en los dos últimos años, donde los acontecimientos no hacen sino poner al descubierto el verdadero interés de esta institución: Vivir a costa de los ciudadanos.

Por cierto, se ha abierto un debate en los medios de comunicación sobre si el rey debería abdicar en su hijo Felipe. Una cuestión en la que no debemos caer. Lo que debe interesarnos no es quién está al frente de la Monarquía. El debate debe ser sobre la forma de Estado: Monarquía o República, y este debate ha de validarse con un referéndum.

Según dicen en los medios, las encuestas favorecen a la Monarquía. Pues eso, a demostrarlo, tras un debate profundo, con una consulta popular. Sólo así sabremos qué es lo que prefieren los ciudadanos españoles. Todo lo demás, suposiciones. Sí que sabemos algo cierto, y es que la figura del rey y la Casa Real están en horas bajas, cuestión por la que el CIS, curiosamente ha evitado preguntar en los últimos informes.

Empieza a ser la hora de que nos preguntemos para qué sirve la Monarquía, una institución cuya única validez le viene de derechos hereditarios, basados en una supuesta legitimación divina. ¡Basta ya de insensateces! Por si algunos no se han enterado estamos en el siglo XXI y en un país de los que se llaman democráticos.

Salud y República

5 comentarios:

Antonio Rodriguez dijo...

Rafa mas bien habría que decir "ese ejemplar de hombre", pero tomándolo en el pero de los sentidos.
Salud, República y Socialismo

Toni Almagro dijo...

Si bien es verdad que hace unos años el rey tuvo influencias para que la cosa se mantuviera con cierto estilo democrático, hoy, apuesto que después de todos los desmanes de la casa real, si se hiciera una votación en España de si o no a la corona, saldría NO
Salud y transparencia

Genín dijo...

¡Que se larguen de una puñetera vez, hombre!
Salud

unsui dijo...

Me parece que conozco a uno de los que va a pagar la operación del Borbón en una clínica privada...

IRATXO dijo...

¿Borbón endogámico?