27 abril 2016

Se da el pistoletazo de salida de las nuevas elecciones

No ha habido forma. Es de agradecer el último intento de Compromis, de formar un gobierno de izquierdas, que ha sido contestado con una simple ocurrencia por el PSOE (que demuestra su condición) y con un desprecio de Ciudadanos.

Y ahora toca el momento de empezar a echar culpas. Éste será el leitmotiv de la campaña que se avecina. Pero lo importante es ver cómo se va a gestionar un nuevo parlamento que probablemente no será tan distinto del actual. La principal variación puede ser la confluencia de Podemos e Izquierda Unida.

Este acuerdo, que se está gestando, podría hacer cambiar sensiblemente el resultado que se dio en diciembre, pasando a ser la segunda fuerza detrás del PP, superando al PSOE,
lo que cambia totalmente las premisas de un nuevo gobierno. La principal fuerza de la izquierda puede ser esta nueva coalición.

De producirse, parece lógico que sea esta fuerza la que pretenda presidir un gobierno de izquierdas, de progreso, y sea el PSOE el partido que complete este gobierno. Pero, la duda es: ¿Estará dispuesto el PSOE a permitir un gobierno de izquierdas que no presida? ¿Seguirá empeñado en continuar pactando con la derecha que representa Ciudadanos? ¿Dejará Susana y otros barones que Sánchez entre en un gobierno de izquierdas?

Yo tengo serias dudas de que el PSOE quiera apoyar un gobierno de progreso que no presida, sobre todo cuando tenemos la experiencia de que pudiéndolo haber hecho, presidiéndolo, no ha querido. Y me temo lo peor, ojalá que me equivoque. Pero son muchos años de bipartidismo lo que me hace pensar así. El PP, que es probable que siga siendo la primera fuerza votada, se aliará con Ciudadanos (con la excusa de que hay que pactar como sea), dejando que sea el PSOE el partido que tenga la clave de la gobernación.

Ahí empezará a funcionar la plomada de la Gran Coalición. PP y C’s, así como los grandes grupos mediáticos y empresariales, se alinearán al lado de esta fórmula y presionarán al PSOE para que junto a los otros dos partidos formen gobiernos. Es el gobierno deseado por los poderosos, el que quiere la CE, el que seguiría obedeciendo a esa Europa en sus políticas de recortes que han demostrado a quien sirven.

Esperan tiempos duros, donde infamarán y tratarán de denostar y despreciar a un posible gobierno de izquierdas, para llegar a lo que desean, que el PP siga gobernando, ahora con la colaboración de C’s y del PSOE. Ese es el gran peligro. Y el PP lo sabe muy bien. Sabe que el PSOE no puede mantener su incomunicación con los peperos y que en esta oportunidad no será fácil negarse, por principio, a lo que parece “lo mejor”, “lo más sensato”, la gran coalición comandada por el indecente Rajoy y preferida por “el mundo de bien”.

Ahí es dónde está el riesgo, en que el PSOE siga jugando al bipartidismo (aunque entre Ciudadanos, ya sabemos que es el nuevo PP), la fórmula que ha mantenido la alternancia en este país y que sigue conviniendo a los grande. Si ocurre esta situación probable será la prueba de fuego de Sánchez, demostrando hacia dónde dirige, de verdad, sus pasos, hacia la izquierda o hacia la derecha, hacia el cambio o hacia la consolidación de un gobierno que empezará manchado por la corrupción y la ineficacia de la gestión última. 

Salud y República

4 comentarios:

Pilar V dijo...

Por mucho que digan unos y otros, el voto en la urna lo metemos nosotros, que no nos condicionen

Genín dijo...

No ha habido manera de que se entendieran, y supongo que después de estas elecciones será peor con la cantidad de mierda que se están echando y la que se echarán en los mitines de ahora en adelante... :(
Salud

Beatriz Bravo Escudero dijo...

Hola Rafa,

Te he enviado un email y no he recibido ninguna respuesta. No sé si es debido a un cambio de opinión o es por falta de tiempo.

Nobleza obliga.

Un saludo.

Camino a Gaia dijo...

Elegimos en base a la información que tenemos. Y los medios de comunicación en el país son pura manipulación.