08 abril 2016

¿Estaré implicado en los papeles de Panamá?

Y es que se habla de cientos de españoles, aunque sólo se nombra a los famosos. Yo, que quieren que les diga, estoy acojonado, lo mismo un día de estos sale mi nombre.

No, no se lo tomen a broma. Aquí no se salva ni el Tato (¿quién coño será el Tato?). Primero porque si hay algo que en este país siempre ha estado de moda ha sido engañar a Hacienda. Si a alguien se le ocurre decir que pagaba todos los impuestos y que cumplía con su deber, los que le escuchaban se descojonaban. Lo bueno, lo bien visto, siempre ha sido presumir de haber engañar al fisco.

Pero ahora vemos con pavor que no es sólo cosa de españoles, también alemanes, franceses, italianos y hasta islandeses están implicados con sociedades opacas en paraísos fiscales. Y que además hay riesgo de que te pillen.

No me dirán que no está estudiado, qué casualidad que esto ocurra dos días antes del inicio de la campaña de la Renta 2015. Los ciudadanos de a pie, como sabemos aquello de las barbas de tu vecino, estamos que no respiramos y hemos colapsado la web de la Agencia Tributaria en los dos primeros días. Queremos cumplir, que ya sabemos que al final Montoro la pagará con los más débiles.


¿Y quienes han sido nombrados hasta ahora? El mejor futbolista, un premio Nobel, un primer ministro y presidentes en activo, empresarios de gran calado, gente de la farándula de primera magnitud. Políticos de alta estirpe, parientes cercanos de Casas Reales. Y todos ellos saliendo a cuentagotas, se trata de una nueva edición en fascículos, cada día salen dos o tres nombres más. ¿Y quién saldrá mañana?

Pues sí. Menos mal que sólo salen al público los más famosos, porque podríamos encontrarnos seguramente algún que otro cuñado o amigo de la infancia. Y es que debe haber millones. Fíjense que se han “traspapelado” más de once millones de documentos de una agencia financiera, que parece que representa sólo el 5% de lo que está escondido en Paraísos Fiscales. Es inimaginable qué pasaría si se descubriera quiénes están detrás del otro 95%.

Pero lo que sorprende es lo que contestan los implicados, cuando se les pregunta por las razones de pertenecer a estas sociedades opacas. Unos echan la culpa a sus abogados o asesores financieros, ellos no sabían nada a pesar de que está su firma en los documentos. Otros dicen que es cosa de su mujer, curiosamente a raíz de un divorcio complejo, y que no tenían noticia. Unos cuantos dicen que es mentira, a pesar de que su nombre y su firma figuran en los documentos. Y hay quien dice que es verdad pero que no han tenido movimiento en esas cuentas y que ya la han cerrado hace tiempo.

Como se puede observar, según dicen, o no lo sabían, o les han engañado, o la abrieron sin saber para qué. Curioso. A los que no lo sabían habrá que decirles que no es bueno firmar sin saber lo que se firma, que hay que tener cuidado y sobre todo preguntarse de dónde vienen los intereses que les han ingresado de forma periódica. A los que lo hicieron sin saber para qué, hay que recordarles que es mucho más fácil, más cercano y hasta más patriota utilizar cuentas en bancos cercanos del propio país, que tienen una red de cajeros que les permite de forma rápida y segura tener disponibilidad de sus recursos.

Es curioso que ninguno reconozca que lo ha hecho para ahorrarse impuestos en su país, al revés, muchos de ellos insisten en que todo es legal. Lo que no se atreven a decir es que es un acto patriótico, aunque les encantaría.

Hay un caso, que no quiero dejar de referir. Es un asunto Real, con mayúsculas. Y es el de Pilar de Borbón, la hermana del rey Juan Carlos. Una mujer que ha sido presidenta de una sociedad off-shore durante cuarenta años y la pobre lo hizo obligada por las circunstancias. Y es que buscó la seguridad que no encontraba en España, en un Paraíso Fiscal. Esta vez la culpa es de ETA, la que nos faltaba. De 1974 a 2014 unida estrechamente a ese Paraíso Fiscal por culpa de las amenazas de ETA. ¡Cuánto debe haber sufrido la pobre! Se borró del clan de los ocultadores el mismo día que su hermano abdicó. Otra casualidad. Debe haber sido horrible tener durante tantos años la amenaza de ETA sobre su cabeza, menos mal que las penas con pan son menos, ¿o no, Dª Pilar?

Por cierto, ¿en la declaración de la Renta hay que citar si tienes Paraíso Fiscal? Es que la voy a hacer y tengo dudas. He preguntado en la Agencia Tributaria y me han dicho que si soy de la Casa Real no hace falta, que ya se lo imaginan.

Salud y República

3 comentarios:

Genín dijo...

Por mi no sufras, yo te garantizo que con mi pensión mínima, no salgo ni de vaina...jajaja
Salud

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Me desconcierta tanta sorpresa ante la comprobación de lo que siempre se supo (al menos se suponía) los paraísos fiscales existen desde siempre como respuesta a la actitud especulativa del capitalismo más salvaje, que ve como un derecho el pretender pagar menos impuestos esquivando las inquisiciones fiscales de cada pais. Desde ese punto de vista (que no es el mío, obvio), la ética y la moral nada tienen que ver con el escondite donde se decide guardar el dinero. El asunto es que ahora han aparecido nombres y la sociedad exclama compungida señalando y pidiendo explicaciones, mientras los afortunados que no aparecieron (aún) en la lista, suspiran aliviados. Y si nos dedicamos a prohibir lisa y llanamente la existencia de los llamados paraísos fiscales? y si se flexibiliza el acceso a la información bancaria de los ladrones de guante blanco? Por otro lado, no es lo mismo haber abierto alguna vez una empresa off shore y haberla declarado que mantenerla activa y oculta. Pero el impacto de una lista nutrida de famosos vende más.
Un abrazo

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Dejo un link sobre un articulo en el que se analiza la realidad económica de al menos, los grandes grupos empresarios en la Argentina y creo que vale para todos.http://fortunaweb.com.ar/2016-04-09-176465-las-mayores-empresas-del-pais-operan-con-sociedades-registradas-offshore/