01 marzo 2016

¿Vuelve la pinza? ¿De qué pinza hablamos?

Hoy ha empezado la fiesta de la investidura. El pretencioso Sánchez trata de ganar una batalla imposible, pretendiendo al menos, después de su fracaso electoral, volver por unos días a ser el centro del universo, aunque sepa que el final de la fiesta está más claro que el caldo de un asilo.

Y en ese afán de pretender lo imposible, Sánchez y su partido –ya lo han dicho varios de sus dirigentes--, quieren resucitar la famosa pinza. Esa pinza que se inventaron hace veinte años y que consistía en que el PP de Aznar e la IU de Anguita juntos, pretendían echar del poder al pobre Felipe González. Derecha e Izquierda unidas de forma espuria contra el PSOE. Una mentira que a fuerza de ser repetida (El País, ese periódico ‘tan independiente’ sobre todo con el PSOE, y RTVE jugaron un papel determinante) caló en la ciudadanía. Y Goebbels desde el infierno pudo observar cómo su teoría de la repetición seguía teniendo éxito.

Pues bien ya está otra vez en pie la pinza. Ahora resulta, que según estos socialistas goebbelsianos, la Izquierda (Podemos, Izquierda Unida, Compromis, las Mareas) vuelven a unirse al Partido Popular para negar que el gran Pedro Sánchez sea presidente del gobierno. ¡Qué ignominia!

Hay que tener jeta. Hay que ser desalmados para llegar a resucitar esa mentira tan infame y tan barriobajera. En primer lugar, porque quieren hacer ver que existe una conspiración más falsa que un euro de chocolate. Y además, porque si hay un partido en este país que ha votado a menudo con el PP, ese ha sido el PSOE. Y lo ha hecho con rotundidad y en cuestiones que son de una gravedad extrema.

Y como seguro que a los socialistas se les ha olvidado y no comen rabos de pasa para recordarlo, voy a tratar de hacerles ver cómo han pactado con el PSOE cuestiones relevantes que han cambiado este país, o bien cómo se han puesto de acuerdo entre los dos partidos para votar negativamente a proposiciones que podrían haber mejorado las condiciones de personas vulnerables.

Las veces que han coincidido en votar lo mismo, el PP y el PSOE, han sido cientos, pero he aquí algunas de importancia:

·         La ley 15/97, relativa a la financiación de la Sanidad. Esta ley es la que abrió la puerta a la privatización de la misma y ha hecho que algunos hospitales o centros clínicos sean gestionados por empresas privadas. Sin ella, no hubiera sido posible que todos los despropósitos que se han llevado a cabo desde gobiernos del PP.

·         En 2011, se presentó en el Congreso una proposición para hacer efectiva la dación en pago. Aquí los dos partidos votaron contra esa proposición, permitiendo que los bancos sigan destrozando familias y haciendo caja.

·         Han sido varias las veces que Izquierda Unida ha presentado una proposición para solicitar una nueva ley electoral, más proporcional y democrática que la actual que beneficia a los grandes partidos. Tanto PSOE como PP siempre han votado en contra, demostrando ‘su generosidad’ y ‘su talante democrático’

·         Hace poco, unos tres años, ante una proposición de varios grupos pequeños, los dos grandes partidos votaron en contra de eliminar las dietas por alojamiento (1823 euros al mes) para aquellos diputados que son elegidos fuera de Madrid y disponen de vivienda en la capital. Otra más del bipartidismo.

·         Y, por último, quiero recordar uno de los acuerdos más graves de los últimos tiempos. En agosto de 2012, las dos fuerzas mayoritarias cambiaron el artículo 135 de la Constitución, con premeditación, alevosía, nocturnidad y agostidad, sin pasar por el Parlamento, para anteponer la deuda financiera a las necesidades de los ciudadanos.

En fin, ha habido muchos más casos, cientos, pero creo que estos ejemplos son necesarios para demostrar quién ha hecho la pinza de verdad, justo aquel partido que quiere lavarse sus manos por pactar con la Derecha (Ciudadanos) y echar la culpa a la Izquierda, por no ayudarle en este despropósito.

El hecho de coincidir en una votación contra una opción de investidura no significa nada más que eso, toda interpretación en las coincidencias no son sino meras justificaciones ante un pacto como éste. Un pacto como el de Sánchez es un pacto de Derechas en lo económico que no puede votar la Izquierda, de ninguna manera. Es más, es posible que si Pablo Iglesias, el fundador del PSOE, levantara la cabeza sí que utilizaría una pinza como muestra el dibujo, pero para taparse la nariz, ante tan lamentable pacto.


Salud y República 

2 comentarios:

JAVI GUANARTEME dijo...

Hoy me he enterado, en Twitter, que en la Andalucía reformista de progreso, han muerto 40 sin techo desde 2014. Que en la sanidad queda poco por privatizar. ¿Y esto es lo que queremos para esta nuestra patria?

Claro, Susanita está más pendiente de Abengoa, los embargos a los Benjumea, si, esas cosas que importan a la gente seria. A la gente que está con el sistema, como ha dicho Sánchez hoy.

La pinza, que es una coacción flagrante, esta vez no les va a funcionar, porque hay muchos votantes jóvenes que se les resbala todas estas idioteces y, mucha gente quemada que estamos hasta las narices y ya no permitimos más engaños.

Saludos.

Genín dijo...

Manejar bien un bate de béisbol es lo que haria falta con algunos... :(
Salud