19 agosto 2015

Alemania empieza a ganar la Tercera Guerra Mundial en Grecia

Alemania y su afán imperialista nos metió en dos guerras mundiales el siglo pasado. Y perdió en las dos. Su objetivo era claro, apoderarse de Europa y dominar el mundo.

Vista las experiencias anteriores y renacida del fracaso con una tremenda ayuda económica decidió emplear otras estrategias. Todo menos renunciar a su objetivo: dominar el mundo.

Hoy, gracias a la crisis, que naturalmente le ha venido de perlas, Alemania es la reina económica de Europa y una de las grandes potencias mundiales. Y pretende seguir con sus ansias imperialistas, eso sí, sin disparar un tiro ni sacar un tanque, que de sus actuaciones militares no puede tener buen recuerdo.

Así es que ha decidido hacerse con Europa poco a poco, sin prisas pero sin pausa, de forma decidida. Y le ha tocado, en primer lugar, a Grecia, el país con la economía más débil y con la deuda más alta.

Como ya saben ustedes, Grecia acaba de recibir el tercer rescate, y lo que te rondaré morena. La esperanza de Tsipras y su partido Syriza se ha desvanecido y naturalmente, a cambio de esos miles de millones Alemania exige de todo. Además de recortes, de bajada de prestaciones, de subida de impuestos, no hay una quita de la deuda –Alemania se ha negado--, lo que hace que los intereses de la misma (de una magnitud muy importante) supongan la imposibilidad de que su pago se haga con el dinero del rescate, o sea, le prestan dinero para que pague los intereses de la deuda, la deuda a Alemania sobre todo, que es el principal acreedor.

Así es que Grecia ha recibido 60.000 euros, de los que el pueblo heleno no verá casi nada, y que sin embargo le obliga a unos compromisos tremendos. Por ejemplo, se han activado las privatizaciones y resulta que el gobierno griego se ha visto en la obligación –vendrán más— de vender 14 aeropuertos griegos, por 1.200 euros, a –¡oh, casualidad!— una empresa alemana.

Esta es la primera. La primera en la frente. Así es que por un módico precio una empresa alemana, Fraport, se hace con la gestión de 14 de los más importantes aeropuertos griegos. Entre los que se encuentran los de las islas de Corfú, Santorini, Samos y Mikonos, además de ciudades tan importantes como Salónica.

Total que aquí toda Europa poniendo pasta para el rescate griego: Alemania 17.000, Francia 13.000, Italia 11.000, España 10.000, para que el único país que saque beneficio sea Alemania, que se ha hecho por tres duros con una red de aeropuertos de primera magnitud, con el agravante de que el turismo es la única riqueza de Grecia y la primera que le están birlando.

Merkel, Schäuble y Tsipras

Lo dicho, Alemania ya está ganando la tercera guerra mundial. Se opone a una quita a Grecia, lo que hace que sea imposible que este país pague la deuda, y como no pagará, obligará a vender Grecia a cachos, donde siempre habrá empresas alemanas esperando para llevarse el preciado bocado a precio puta.

No me dirán que no es una forma de guerra, aunque mucho más refinada que la militar, pero de consecuencias impredecibles. Quién nos dice que después de los aeropuertos Grecia no tendrá que vender los servicios básicos, los monumentos, los museos y si me apuran hasta los griegos que sin tener riqueza propia, trabajarán con las condiciones que les impongan sus nuevos dueños, los alemanes. Una forma de esclavizarlos. Una forma de conquistar Grecia sin pegar un tiro. ¡Qué tristeza!

Si a esta Alemania de Schäuble y Merkel no se le para los piés, podemos terminar todos sirviéndoles y siendo una colonia donde –como ya empieza a ocurrir en Grecia—quedemos para atender a la masa de alemanes jubilados que, aprovechándose de las condiciones favorables, como el clima, la gastronomía, precios inferiores, nos invadirán con su porte teutón de superioridad y su poder adquisitivo muy superior.

Esto es a lo que está jugando Rajoy, en esto apoyado por el PSOE, incapaz de salirse de la dinámica de obediencia que ya le impuso la Merkel a Zapatero.

Grecia se está vendiendo a saldos y las empresas alemanas están por comprarlo todo. Veremos cuanto nos queda para que seamos los siguientes.

La Tercera Guerra Mundial está en marcha, aunque muchos no quieran notarlo porque no oyen ruido de balas ni de bombas, no entiendes que hoy la guerra se gana desde los bancos y las grandes empresas, y en eso Alemania llena años luz de ventaja.

Salud y República

2 comentarios:

Genín dijo...

Nunca ganó una guerra, y esta, al final, tampoco la ganará, ni a tiros ni a eurazos, ya verás... :)
Salud

María dijo...

Sí Rafa, lo de los aeropuertos es tan vergonzante...y sobre todo que no se le haya dado publicidad a nivel general. Eso sí, todo el mundo sabe que la tonadillera, madre de pakirrín, no volverá a la cárcel...¡País!