19 marzo 2015

Peperos de la Cruz Roja

Pues sí. Sin comerlo ni beberlo, sin haber consumido nada especial, después de haber dormido estupendamente, nos levantamos y escuchamos la noticia del día: El PP es una ONG. Y lo que cubre esta noticia de veracidad recalcitrante es que lo declara la Agencia Tributaria. Ya saben esa institución que dirige el ministro Montoro, ejemplo de político competente y solidario.

Ahí es nada. Suponíamos que el Partido Popular era muchas cosas, como: una fábrica de sobres, una apisonadora implacable, una agencia de incitación al odio a países latinoamericanos, un club de amigos de países demócratas como Arabia Saudi, Marruecos o Guinea Ecuatorial, un almacén donde acumular mentiras y programas falsos. Todo eso y más, lo suponíamos. Lo que no se nos había ocurrido es que fuera considerado como una ONG, como Cáritas o la Cruz Roja.

Claro que hay que tener en cuenta que las virtudes del Partido Popular han estado ocultas y últimamente se han ido destapando. En primer lugar, hay que reconocer que el PP nunca tuvo una contabilidad B, sino que era Bárcenas, su gran tesorero quien en una demostración de amor a su partido, pagaba con sus fondos las reformas y ampliaciones del PP en su sede de Génova. Sin duda un líder solidario, ¿se ha visto corazón más noble y generoso?

Otra de sus grandes virtudes, apenas descubierta, es que recibía donaciones –quién sabe de quién y qué importa el porqué— que les ha servido para hacer grandes obras de caridad, por ejemplo:

    • Campaña electoral para ganar las elecciones, un bien del que hemos disfrutado los ciudadanos.
    • Ampliar el Estado del Bienestar, nunca la Sanidad, ni la Educación, ni la Dependencia han contando con tanta ayuda.
    • Abrir los colegios en verano para dar de comer a los niños que lo necesitaran.
    • Crear tramas de solidaridad infinita como la Gürtel o la Púnica, que como todos sabemos han beneficiado a grandes hombres y a empresarios ejemplares.
    • Pagar un pastón como sueldo, eso sí, en simulado y diferido a uno de sus grandes prohombres: el ínclito Bárcenas
    • Reformar su sede, ‘que estaba en ruinas’, en la ‘periferia’ de Madrid
    • Y constantes actos caritativos que sería imposible incluir, por su extensión, en este artículo.

Después de todo esto, ¿es justo o no, que comparen al PP con las ONG citadas?

Peperos de la cruz roja

No es de extrañar que la Agencia Tributaria en un alarde de visión política y contemplativa haya efectuado esa comparación. Se lo merecen. Ya está bien de persecuciones injustas y de peticiones malévolas como las que hace ese endemoniado juez Ruz. Alguien tenía que poner coto a tantos desmanes como los que se les estaba atribuyendo. Y quién mejor que una institución de tanto prestigio como la Agencia Tributaria, la misma que nos cruje si se nos olvida poner un euro en la declaración de la renta.

El PP es una ONG y no hay más. Lo ha demostrado y lo sigue demostrando constantemente. Y después de ver la foto, podemos confirmar, sin escalofríos y sin resquemores, que se trata de una rama de la Cruz Roja, la conocida como Peperos de la Cruz Roja. Y ahí les tienen, con gracia, garbo y desparpajo haciendo su cuestación con esa caradura (perdón, quise decir caridad) que les caracteriza. ¡Qué belleza de cuerpo y alma!

Salud y República

3 comentarios:

Genín dijo...

Menuda panda de sinvergüenzas...
Salud

Fanny Sinrima dijo...

Hola. Llego a tu blog desde el de Atalanta, y me voy a quedar en tu compañía, porque me gustan mucho tus entradas, golpeando con su ironía donde se debe, a ver si por fin ponemos a esta "ONG" pepera con ánimo de lucro, en el contenedor de basura.

Cada vez que abren la boca las instituciones de su gobierno,ofenden a los ciudadanos de a pie.

Mi felicitación. Seguiré leyendo y comentando tus entradas.

Saludos.

Atalanta dijo...

Pero que bueno son, almas caritativas y criaturitas de dios.

y alguno/as que pensábamos que eran unos/as, malvados ladrones.

Salud Compañero