03 diciembre 2014

Teresa debe la vida al Consejero

Iluso de mí. Y yo que creía que el Consejero de Sanidad de la CAM, Javier Rodríguez, ya había dimitido o le habían cesado. Pues no, ahí le tienen ustedes, y además de estar, se hace notar. En vez de estar callado y escondidito, el hombre se crece y habla:

"Si lo hubiera hecho mal" la auxiliar de enfermería "no estaría hablando"

Hay que joderse, pero, ¿quién se cree que es este tipo? O sea que “gracias a él” Teresa Romero está viva. Vamos que hay que darle las gracias. Él, personalmente él, quien la insultó, quien la culpó, quien la infamó y quien hizo una gestión tan desvergonzada, ahora resulta que es su salvador. ¡Qué barbaridad! De dónde ha salido este canalla.

Y lo peor es que su jefe el presidente González le mantiene en vez de cesarle. Y es que hay cosas incomprensibles. La gestión del Ébola que hizo la Comunidad de Madrid ha sido nefasta y así lo han reconocido todos los actores, incluidos medios afines al PP.

Consejero Sanidad Javier Rodríguez

O sea que además de mal gestor es un chulo y un creído, un tipo que se cree un dios. ¡Basta! Todos sabemos que si Teresa está viva ha sido gracias a los profesionales de la sanidad pública que han demostrado, una vez más, que a pesar de este consejero desvergonzado, y de unos medios deficientes, han cumplido con su misión y gracias a esa alta profesionalidad y a una valiente dedicación han conseguido lo que era difícil. Por cierto, no olvidemos a la hermana Paciencia, cuya sangre ha servido para curar a Teresa, esa monja a la que se le negó la entrada cuando estaba enferma de ébola y que, cuando se la ha necesitado, ha estado a la altura y se ha prestado con solidaridad a dar su sangre, sin ningún problema y sin rencor, a pesar de que este país la dejó tirada.

Hoy, cesada –aunque digan que ha dimitido ella—, la ministra Mato, el Consejero Rodríguez sigue al frente de la Sanidad madrileña. Algo incomprensible. Y es que no sólo estamos teniendo recortes gigantescos que nos están dejando una Sanidad menor –hoy hay 800.000 personas fuera del servicio sanitario español— sino que además, casos como éste están haciendo que la confianza de los ciudadanos en su Sanidad Pública haya disminuido considerablemente. Claro que, siendo el PP el partido que nos (des)gobierna, está claro que es una estrategia. De hecho ya han intentado privatizar hospitales madrileños, aunque la presión popular y la justicia se lo haya parado.

No lo dudemos, el Partido Popular quiere desprestigiar la Sanidad Pública –el hecho de no cesar a este individuo, es una prueba más—, y una vez por los suelos, privatizarla y entregársela a sus amigos de las empresas sanitarias privadas.

Teresa ha sobrevivido al ébola, a pesar de la gestión de la C.A.M., gracias a los profesionales que la han tratado, cuidado y aplicado la terapia apropiada. El Consejero no hizo sino aumentar la crisis con sus declaraciones y su gestión pésima. Y ahora encima quiere recoger el premio. ¡Que se vaya! No queremos gentuza como él en la cúspide de nuestra sanidad.

Salud y República

3 comentarios:

Corpi dijo...

La caradura en este país se vende muy barata, y por eso hay tanta, sobre todo entre los políticos.
Salud

Genín dijo...

Nunca podré entender como patanes mentales, por mucha carrera que tengan, puedan llegar a esos puestos...
Salud

María A. Marín dijo...

Ese tipejo, no merece que se gaste en él ni una palabra más.
Buenos días, Rafa. Que tengas un buen día.

Besos