06 agosto 2014

Mariano en “su mundo de Yupi”

No es que sea un mentiroso. Sencillamente es un mitómano o un villano, quién sabe si las dos cosas. No vive la realidad o está contento con ella. Su país no es España. Vive en el mundo de Yupi, no hay más que escucharle.

Hay que ser un fulero de mucho cuidado para hacer un discurso tan arribista, glorioso y positivo como el que hizo el presidente del gobierno en la despedida del curso político.

Sencillamente está fuera de la realidad, porque no es posible decir que este país es Jauja. Y aunque existan parámetros macroeconómicos que no son tan malos como hace un año (recordemos que es difícil bajar del suelo en el que estábamos), la realidad social es, les guste lo que les guste a los peperos, cada vez peor.

rajoy en el pais de las maravillas

Se complacen en decir que el paro está disminuyendo desde hace meses. Una verdad a medias, o sea una mentira. Porque este dato aislado es insolvente. Habría que ver además del número de parados, y sobre todo, qué tipo de empleo se está creando y cuál es la situación de los trabajadores y de los parados.

Me temo que el trabajo total del país no ha aumentado, lo que pasa es que se ha repartido entre más trabajadores. De tal forma que los sueldos son inferiores y los nuevos trabajadores –los que encuentran empleo— lo hacen en una condiciones peores.

Además ahí quedan los datos, en este momento los parados son los mismos que en 2011, con una pequeña corrección, hay un millón de cotizantes menos a la seguridad social, o sea un millón de trabajadores menos.

Por si fuera poco, antes encontrar un trabajo era sinónimo de salir de la pobreza. Hoy, ni tan siquiera cuando se contrata a un trabajador a pleno empleo, debido a los sueldos bajos, no se asegura que salga de la pobreza. Porque, por ejemplo, un sueldo de 800 euros a un trabajador con un hijo y con pareja en paro no es suficiente para llegar a fin de mes, y más si tiene una hipoteca que pagar.

Si este es el caso del trabajador con contrato de 40 horas, imaginemos si el contrato es de 10 ó 20 horas, que son los que hoy en día son mayoritarios.

Bien pues se ve que D. Mariano y Cía no ven este “pequeño problema”, pero es que hay algo más. Y muy grave. Me refiero a la situación de los trabajadores parados. Y son las prestaciones que reciben. Porque por cada parado que encuentra trabajo, hay cuatro parados que dejan de recibir cualquier tipo de prestación. Por uno que parece salvarse, se hunden cuatro en la más mísera de las miserias.

En fin, si sumamos estas cuestiones y la desigualdad entre ricos y pobres, cada vez mayor (la segunda en Europa), los recortes en el Estado del Bienestar, la importancia del fraude fiscal, que no disminuye, y la emigración forzosa a la que se ven obligados nuestros jóvenes, podemos afirmar que D. Mariano y Cía (lo de Cía no es baladí, sino una denominación de cómo actúa este gobierno, o sea como una empresa con fines claros a favor de las élites económicas y grandes fortunas) viven en una burbuja aislados, en el mejor de los casos.

O en el peor –esto es lo que yo opino—, hay una clara voluntariedad en conseguir estos resultados, en colocar a los trabajadores en una situación cada vez peor, con el fin de mejorar la productividad y los beneficios de las empresas a costa de ellos, y mantener un ejército de parados que permitan obtener mano de obra barata y en condiciones esclavistas. Además de hacer de este país, un país subsidiario donde las empresas de los países importantes de Europa puedan obtener los beneficios de una productividad basada en condiciones humillantes de los trabajadores.

Lo dicho D. Mariano es un mitómano y se cree sus propias mentiras, o, como yo creo, está consiguiendo sus objetivos. Empobrecer a los trabajadores en beneficio de los empresarios y otros países europeos más ricos.

Salud y República

2 comentarios:

Genín dijo...

La realidad sabe de sobra cual es, pero le importa un carajo, simplemente sigue el guión escrito para lograr sus fines, lo demás le importa una mierda.
Salud

Molina De Tirso dijo...

Efectivamente, se hace el sueco que se le da fenomenal. Pero dan una rabia enorme todas esas toneladas de cinismo.

Hace ya más de un año, le comparé con un caracol aquí (por aquello de esconderse bajo la concha):

http://laazoteademolina.blogspot.com.es/2013/02/don-rufo-bufa-rajoy-y-el-molusco.html#links