21 agosto 2014

La reforma electoral del cacique Mariano

¿Cuántas veces no habré pedido yo desde mi Kabila, una reforma electoral? Muchos hemos sido los que nos hemos quejado de la injusta ley electoral española. Y no sólo desde pequeños partidos y ciudadanos particulares, recuerdo muy bien que a petición del gobierno, hace cinco años, el Consejo de Estado se pronunció a favor de una reforma, y, cómo suele ocurrir, desde las mayorías parlamentarias no le hicieron ni puto caso (aquí habría que dejar para otra ocasión la crítica a esta institución. En definitiva, otro cementerio de elefantes, para los dos grandes partidos, que no sirve para nada, salvo para colocar a los ex).

En aquel momento era el PSOE quien gobernaba y dejó pasar ese dictamen sin pena ni gloria, a pesar de que era interesante y hacía que la ley electoral fuera más democrática y se aproximara más a lo que es la esencia de la democracia: “un hombre, un voto”. Y de que había grupos minoritarios, entre otros IU, que la hubieran apoyado.

Pues bien, ahora que los peperos han visto las orejas al lobo con las elecciones europeas, y por mucho que digan que los resultados de esas elecciones no tienen que ver con las demás, se les ha soltado el vientre y para curarse pretenden hacer un reforma que no quiere nadie más que ellos, y que les vuelve a enfrentar con todos los demás grupos parlamentarios, haciendo valer de nuevo ese rodillo parlamentario que tan bien saben utilizar.

Está claro que la tendencia electoral es a una disminución palpable del bipartidismo y por lo tanto obtener mayorías absolutas será más difícil. Y es ahí donde les puede el canguelo. Ellos no quieren permitir perder poder y una forma de evitarlo es hacer esta reforma electoral: que el alcalde sea el cabeza de lista del grupo más votado. De esta forma, con mayorías minoritarias –que hoy son mayoritarias, pero que saben que no volverán a producirse-- podrían conservar muchas alcaldías que perderían si otros grupos se unen para elegir el alcalde, es el caso de ciudades importantes como Madrid y Valencia, entre otras.

Reforma electoral

Esa es su preocupación. Y como caciques que son utilizan todos los resortes para hacer cacicadas que son, según el DRAE: acciones arbitrarias propias de una persona que ejerce un poder abusivo. Y eso es lo que hacen: abusar del poder. Buscan sustituir un poder colegiado por los concejales por uno presidencialista, donde el alcalde –el suyo, al poder ser—sea quien tome personalmente las grandes decisiones.

Les importa un pito que un grupo pequeño necesite diez veces más votos, en las elecciones generales, que uno grande para obtener un escaño. Les importa un pimiento que la ley D’Hondt sea injusta y perjudique a los pequeños partidos. Les trae al pairo que se utilice, en la ley electoral de las generales, la provincia como circunscripción electoral, en vez de las CC.AA. o todo el Estado, cuando hoy no son sino meras unidades administrativas. No quieren hacer una reforma más democrática, sino más totalitaria. En Madrid, por ejemplo, podría gobernar un alcalde con un 32% de los votos y contra el 68% restante, ¿es esto democrático?

En resumen, este reforma electoral que quieren llevar a cabo contra viento y marea y con la oposición de todos los demás grupos, no es sino un acto caciquil, un pucherazo electoral en toda regla, porque cambia, unilateralmente, las condiciones de juego nueve meses antes del partido y sin consensuar con nadie.

No queda otra que combatir esta medida. El PP tiene la ventaja al tener acogidos dentro de su arco ideológico a toda la derecha, desde puros franquistas a liberales, pasando por democristianos y otros grupos conservadores, sin embargo, la izquierda se presenta dividida y eso hay que intentar arreglarlo uniéndose en la medida de los posible.

Hay que ponerse las pilas desde la izquierda y evitar de cualquier forma que esta reforma se lleve a cabo, utilizando todas las armas democráticas posibles, bien políticas, sociales, judiciales o electorales. Todos los demás partidos han de hacer un frente democrático contra esta medida absolutista.

Y no se lo pierdan todo esto, bajo la excusa de “regenerar nuestra democracia”, dentro del más puro espíritu mariano, el espíritu pinochista, el de la mentira constante,  –¡tendrá jeta!--. Porque no hace tanto el mismo Rajoy había dicho textualmente: "Yo nunca modificaré la ley electoral por mayoría". Y ahí le tienen, mintiendo como un bellaco, riéndose de los ciudadanos, y sigue sin dimitir.

Estos peperos no quieren perder ni un sillón y harán todo lo inimaginable para conseguirlo. Ya empezó la Cospedal con disminuir el número de parlamentarios y quitarle los sueldos en Castilla-La Mancha, dejando así la posibilidad de ser diputado sólo a los que puedan permitírselo económicamente.

No hay mas, y es que cuando he anunciado en muchas ocasiones que los recortes de la era Rajoy no son sólo económicos, sino que también de derechos, no ha sido en balde, ésta es una prueba más. El PP está cambiado el país para hacer de España su país exclusivamente, dejando condiciones que les permitan jugar con ventaja y tener la sartén por el mango, de tal forma que ganar les sea más fácil y les haga posible mantenerse en el poder per secula-seculorum. Está en los demás partidos movilizarse para evitarlo, si no habrá que lamentarlo.

Salud y República

3 comentarios:

Genín dijo...

La verdad es que yo también pienso que se debe votar al hombre, el que mas votos tenga ese es el que gana, siempre he pensado que eso era lo democrático, incluido el presidente, una persona un voto, no entiendo...
Salud

María A. Marín dijo...

Cada día las tragaderas se nos van ensanchando más y más y más...

Besos

Ginés Jiménez Varela dijo...

Otro cacique como PP Masa...curioso que los del tamayazo ( véase los curro corrales, reboiros, regos and cia ) no hayan cambiado ni un ápice la política del cacique...qué cara más dura tenéis compañero Almazán...