12 junio 2014

¿Por qué tienen miedo Juan Carlos y Felipe?

Este buen señor que ha abdicado y que, por lo tanto, deja de ser rey, parece que tiene prisa porque le aforen. Y no es que lo haya declarado él mismo, pero sí que lo han hecho sus más importantes acólitos, muchos medios de comunicación y, cómo no, los dos partidos mayoritarios.

El pobre rey, o mejor exrey, puede quedar con el culo al aire y puede ser juzgado como cualquier hijo de vecino, en el caso de que no le aforen. Y eso no, hasta ahí podíamos llegar. Ya se sabe que hay gente maligna capaz de denunciar al rey de no sé qué delitos. Y él, que está acostumbrado a ser inviolable (o sea a hacer lo que quiera sin que nadie le pueda denunciar), no puede pasar a ser una persona normal.

Para empezar deberíamos decir que el aforamiento no es sino un privilegio por el que unos cuantos españolitos, diez mil, tienen la posibilidad de ser juzgados por una instancia determinada conocida, como es el Tribunal Superior, evitando ser juzgados por jueces de base, como si fueran gente normal.

Pues sí, los aforados en este país son 10.000 –somos el país democrático con mayor número de aforados en el mundo--, de los que 7.000 son jueces y 3.000 políticos y altos cargos públicos. Una verdadera burrada. O sea que estos españolitos tienen el privilegio de saber qué sala judicial les va a juzgar y conocer a sus titulares. Imagínense además si se trata de un juez –uno de los siete mil aforados— y que sabe qué compañeros le pueden juzgar. En fin, como somos perversos podríamos pensar en el corporativismo y el compadreo.

El aforamiento debería desaparecer, no es posible mantener por más tiempo estos privilegios. El porqué está claro, los componentes de los distintos tribunales los nombra el CGPJ, el órgano de gestión de los jueces, y resulta que los dos grandes partidos se reparten el pastel. ¿O acaso es una casualidad que estos partidos se peleen por tener mayoría en ese órgano?

Juan Carlos y Felipe VI

Bueno, pues en vez de pretender cargarse esta discriminación que les hace privilegiados, los políticos y jueces aforados se apresuran a declarar la conveniencia de que haya uno más, el rey abdicado. Pero vamos a ver, no quedamos en que la Justicia es igual para todos, --el rey dixit--.

Yo creo que el motivo de que le quieran aforar y además de forma urgente, es porque tienen miedo de que alguien le denuncie de algún delito, si no, no veo la causa. Hay que recordar que el ciudadano Juan Carlos de Borbón y Borbón ha contado con inviolabilidad, por lo cual ha hecho lo que le ha dado la gana y sin que, salvo por algún error cometido, nadie se ha enterado, porque precisamente no es la transparencia una de las virtudes de la Casa Real. Además parece ser que por los delitos cometidos durante el periodo de reinado nadie le puede acusar de nada.

Y entonces, ¿por qué esas prisas y ese deseo de ser aforado? ¿es que piensa cometer algún delito? ¿de qué tiene miedo? No terminamos de entender por qué siendo tan campechano y tan majo quiere seguir teniendo privilegios en lugar de demostrar que es un españolito más.

La inviolabilidad del rey y la opacidad de la Casa Real han causado un grave daño a la democracia, puesto que las cuentas de esa institución han quedado en la más absoluta oscuridad, y por supuesto tampoco hemos podido conocer si era verdad y cómo ha conseguido la fortuna --que desde distintos medios internacionales, desde 2003 en Eurobusiness, hasta la NBC hace días, pasando por otros como el conocido New York Times-- se le atribuye. Hablan de más de 1500 millones de euros. Si pensamos que la Casa Real tiene un presupuesto de menos de 8 millones de euros anuales –que no está mal--, es imposible haber podido reunir una cantidad tal en 36 años de reinado y dicen que Juan Carlos no tenía fortuna cuando comenzó como rey.

En fin, la inviolabilidad del nuevo rey así como el aforamiento de todos los aforados deberían desaparecer. No es de recibo poner obstáculos a esa deseable igualdad de la Justicia para todos. Aunque una cosa es decirlo y otra hacerlo. Ya verán cómo una vez más, la Justicia no es igual para todos y Juan Carlos será aforado y Felipe inviolable. ¿Será que tienen miedo a ser juzgados como cualquier otro ciudadano?

Salud y República

P.D. Y eso sin contar con el miedo que les da el referéndum Monarquía–República