10 junio 2014

Jesús Terciado, otro empresario “modelo”

Luego dirán que es una excepción. Otra más. Ya está bien. Muchos son los empresarios que hacen declaraciones vergonzosas, faltas de sensibilidad y tan extremas como esperpénticas. Pero es que hay más, mucho más. Y es que una parte importante de la cúpula empresarial de los últimos años esta metida en el fango hasta el cuello.

Ahora es Jesús Terciado, un alumno aventajado –él mismo lo reconocedel encarcelado Díaz Ferrán, anterior expresidente de la CEOE. Terciado es el presidente de la CEPYME y vicepresidente de la CEOE. Bueno pues este tipejo ha sido denunciado por estafa y falsedad documental.

Jesús Terciado, Rosell y Arturito

Hay pruebas de que sus empresas han facturado a CEPYME durante dos años una cantidad, que por lo visto no es sino el sueldo del señor Terciado y que no responde a ninguna prestación de las empresas.

Todo esto, a pesar de haberlo negado hace dos años ante instancias judiciales –fue denunciado por miembros de la patronal de Castilla y León, cuando era su presidente por apropiación indebida—, hoy, ante las pruebas documentales de La Sexta, ha tenido que reconocer que cobra un sueldo desde el primer día en CEPYME.

Lo que ocurre es que dice que cobra como lo hacía el anterior presidente de CEPYME, cuestión falsa, que ha negado el anterior presidente. Además el sueldo lo ha cobrado durante dos años por medio de dos empresas suyas, o sea fingiendo que esas empresas trabajaban para CEPYME cuando lo que hacían era recibir el sueldo que luego cobraba Terciado (en los dos años 313.000 euros), y todo esto sin saberlo nadie, ni tan siquiera la comisión ejecutiva o el propio presidente de la CEOE, Juan Rosell.

Esa práctica de cobrar trámite sus empresas, según técnicos de Hacienda, puede ser un delito de fraude de ley. Lo que hace más grave el caso. Pero está claro que a tipos como éste creen estar en un estado de impunidad absoluto, y lo grave es que en muchos casos lo parece.

Se trata de otro trepa que se busca el puesto para ganar dinero y lo esconde. Discípulo de Díaz Ferrán y amigo de Arturito Fernández (otro que tal baila), forma con ellos un trío empresarial de lo más lucido. Lo más grave es que Terciado representa a los pequeños y medianos empresarios que son los que, dentro del mundo emprendedor, están sufriendo verdaderamente la crisis, mientras él se lucra a escondidas.

Además el dinero que manejan las asociaciones empresariales es en gran parte publico –las subvenciones a los empresarios es mayor que la que se otorga a los sindicatos—, por lo que esta mamandurria la hace con dinero nuestro, de los ciudadanos.

Lo que es grave es que él se defiende diciendo que es un ataque que recibe para mermar sus posibilidades ante las próximas elecciones de su organización, dentro de quince días. Lo que parece afirmar es que en periodo electoral no se puede descubrir ningún mamoneo. Aunque si miramos atrás, debemos acordarnos de que el presidente de CEIM y vicepresidente de la CEOE, hace poco tiempo ha ganado unas elecciones después de haberse descubierto que debe un pastón a Hacienda y que ha pagado en negro a sus trabajadores. Lo que hace pensar en el apego a la corrupción y las malas artes de los empresarios que votan.

Por último, quiero recordar una frase textual que pronunció Terciado en una ocasión: "El 99,9% de los empresarios pequeños, de los políticos, de todos los colectivos, es gente honesta y honrada". Está claro que ya sabemos quién pertenece al 0,01%.

Salud y República