31 octubre 2012

El requetepago farmacéutico

Usted paga con sus impuestos la sanidad, incluidos los gastos farmacéuticos. Luego, le dan un sablazo y le hacen pagar un porcentaje de las medicinas que antes no pagaba si era pensionista o le suben ese porcentaje, entonces estamos ante lo que se debe llamar repago, pagar dos veces –una, vía impuestos, otra, con el porcentaje—, y si además, se atreven –lo que ya es un hecho— a cobrar por cada receta un euro, entonces habría que llamarlo requetepago o triple-pago.

Bueno, pues esto es lo que pasa en Cataluña y lo que acaban de anunciar que pasará en Madrid, a partir de 2013: El requetepago.

Otra tasa miserable que afecta a los que están enfermos y que apenas discrimina por renta, con lo que vuelve a penalizar más a los débiles física y económicamente. Otra vergüenza más de esta autonomía que, a pesar de no estar (o, quizá, sí está en la sombra), sigue las consignas de su ex-presidenta Espe Aguirre.

A la injusticia anunciada hay que sumar las razones que da el presidente González para imponer esta medida. Dice que no es una medida recaudatoria sino disuasoria. O sea, que los madrileños tenemos armarios llenos de medicinas (habla de 45 millones de medicamentos en casa, quién sabe cómo ha llegado a esa cifra) y así, si nos hace pagar un euro, nos vamos a cortar.

Este tipejo no se ha enterado de que las medicinas las receta el médico y que el ciudadano obtiene los fármacos que le prescriben, ni más ni menos. Por lo que, en todo caso, si hay abuso por recetar demasiado, debería ir contra los médicos y no contra los enfermos. ¿Acaso pretende que el enfermo le diga al médico: “Por favor, no me recete más que me salgo del presupuesto”? Además, para ese efecto disuasorio ya está el porcentaje que se paga, esa fue la razón que dieron, también, cuando lo impusieron.

Forges-requetepago

Por cierto, es verdad que podemos tener restos de medicamentos que no hemos utilizado, pero para evitarlo bastaría que se expendiera –como ocurre en el Reino Unido—, la dosis justa para el tratamiento adecuado. ¿Por qué no se ajusta la cantidad de fármaco al tiempo de tratamiento? Si es: una pastilla durante 9 días, ¿por qué tener que llevarse una caja que contiene treinta unidades? Pero claro, esto sería enfrentarse a los laboratorios farmacéuticos que son quienes ganan al no ajustarse las dosis, mientras que los enfermos se ven obligados a guardar, tirar o regalar las medicinas sobrantes.

El PP madrileño ha copiado esta medida del gobierno catalán de CiU. Recordemos las críticas peperas cuando CiU en Barcelona impuso esta medida. Es más, el Gobierno central del PP interpuso un recurso de inconstitucionalidad contra ella. Esperamos que haga lo mismo con la misma medida que un gobierno de su partido político (PP) está imponiendo en Madrid. ¿Se atreverá o continuará con sus incoherencias partidistas? 

A todo esto sumemos que el gobierno pretende privatizar la asistencia sanitaria en seis de los siete hospitales que se construyeron en tiempos de la lideresa, y adjudicar todos los servicios hospitalarios (cocina, limpieza, lavandería y mantenimiento) a empresas privadas.

Por último, en los presupuestos del año próximo está prevista la gestión privada del 10% de los centros de salud de la C.A.M. Con todo lo que significa, puesto que los dueños de los centros privatizados tendrán derecho a poner su propio personal con condiciones propias.

Hoy es Cataluña, dentro de dos meses Madrid, pero ojito y recordemos aquello de que cuando las barbas de otras comunidades veas pelar, echa las tuyas a remojar. Si no protestamos y no hacemos frente a este gobierno, mañana la Sanidad pública dejará de serlo y una vez desmantelada, sólo los que puedan permitírselo tendrán acceso a la sanidad privada.

Si luchas puedes perder, pero si no luchas estás perdido.

Salud y República

9 comentarios:

Corpi dijo...

Poco a poco se va a extender a todas las comunidades autónomas. Como decimos en mi tierra: todo lo malo se pega.
Salud

Genín dijo...

La sanidad pública como la conocíamos ya se la han cargado, yo estoy escuchando un montón de quejas de la atención del personal sanitario con comentarios como, "para la mierda que me pagan, hasta aquí llego" y la gente indignada se pregunta que que culpa tienen los pacientes, yo no he visto nada personalmente porque afortunadamente no he tenido que ir al hospital, pero si se lo he escuchado a mi familia y amigos.
Salud

mariajesusparadela dijo...

Creo que andan haciendo experimentos a ver hasta donde somos capaces de aguantar.

Dean dijo...

No es ningún experimento, ni una creación maquiavélica de este gobierno, nada nuevo bajo el sol; esto ya se ha hecho en otros paises con excelentes resultados (beneficios para los que lo hacen obviamente, y en detrimento del pueblo). Se desmonta el sistema público, y las clínicas privadas (me atrevo con algunos nombres: "Clínica Rajoy", "Clínica Cospedal", "Clínica Barberá" etc) se forrarán. La tarjeta sanitaria será Visa o Mastercard, eso ya es bastante conocido.
Un saludo.

Dilaida dijo...

Mientras estuve "ausente", decidí no enterarme de nada.
Todos me animan a ser positiva y pensar en el futuro y con esta pandilla de cacos dando hachazos a diestro y siniestro, me anulan mis pocos ánimos.
Bicos

Neogéminis dijo...

No. Este tema de los recortes en sanidad es intolerable. Se podrá pretender achicar gastos en otros rubros...pero ¿en la salud de los jubilados???????...¡qué sinvergüenzas!
=(

Eastriver dijo...

A ver, es un denso tema para discutir in person, porque se puede simplificar. Es evidente que no estoy de acuerdo con los mil y un abusos que estamos sufriendo. Y menos todavía que sean los más débiles quienes paguen los platos rotos. Pero una vez dicho esto todo lo que sea poner control al negocio millonario de las farmacéuticas me parece bien. Hace pocos años aquí se puso en marcha una nueva forma de dispensar el medicamento a los abuelos: en esos dispensadores de día a la semana. Semanalmente van a comprar justo lo que necesitan. Eso me parece bien, mejor que la cantidad de medicamento que se tira/tiraba en este país, para felicidad inmensa de las farmacéuticas. Conozco gente en geriátricos y su sorpresa inicial, los primeros meses, fue observar la cantidad ingente de medicamento que se tiraba mensualmente.

No puedo estar de acuerdo que el abuelito tenga dificultades para comprar sus medicamentos, claro. Pero me parece bien que el dinero ahorrado, desde que se ha establecido el copago en Catalunya, sea de varios millones de euros. Ha bajado espectacularmente la venta de medicamentos. Si eso significa que gente que los necesitaba no los puede comprar no me parece mal, me parece horrible. Pero si eso significa que se estropea menos medicamento, que se tira menos, me parece muy bien, por mucho que rabien las farmacéuticas.

Antonio Rodriguez dijo...

No tienen conciencia, saben que esta medida perjudica gravemente a los más necesitados, las personas mayores que normalmente son los que tienen menor poder adquisitivo.
Se penaliza la enfemedad como si no fuera ya suficiente penalización estar enfermo. Hacen como con el fraude fiscal en lugar de luchar contra el abuso, si es que lo hay, penalizan a los mas indefensos.
Salud, República y Socialismo

María A. Marín dijo...

Están apretando apretando hasta ver cuanto soportamos.