18 mayo 2012

Gibraltar eshpañol, pero que muy eshpañol

Con la que está cayendo, resulta que ahora una de las causas perdidas, como es Gibraltar, se coloca en la punta de flecha mediática.

Y es que hay que tener mucho cuidado con los patriotas, que confunden la velocidad con el tocino. Patriota es quien paga sus impuestos y no perjudica a su país. Patriota es la gente normal que cumple con las obligaciones sin tener que esperar que les llegue una amnistía. Patriota es la gente de bien y no la que se lucra con la miseria de los demás.

No es lo mismo patriotismo que patrioterismo. Nuestro querido gobierno es patriotero. Utiliza los valores que dicen defender de la Patria, para sus fines propios.

Ahora están jugando, de nuevo, a desviar la atención. Y para ellos utilizan el falso patriotismo, el patrioterismo barato. Han anulado el viaje de la reina Sofía al Reino Unido –con motivo del sesenta aniversario del reinado de Isabel--, como desacuerdo con la política de apoyo del Reino Unido a Gibraltar.

Y con ello, no pretenden conseguir el objetivo fundamental, en el fondo les importa un pito que Gibraltar sea inglés o español, lo que quieren es tener la posibilidad de desviar la atención de los problemas reales del país, y ellos piensan que Gibraltar juega ese papel.

Quienes fueron capaces de montar el numerazo de Perejil, son capaces de cualquier cosa. Menudos son ellos, cuando se trata de ‘defender la dignidad de la patria’.

Así es que, ha vuelto a salir a flote el peñón. Esa piedra colocada al borde del estrecho, llena de monos y de negocios sucios. Justo ese pedazo de tierra es lo que ahora les sirve para tratar de despistar al personal con los graves problemas económicos que nos ahogan.

Recordemos no hace mucho, esa contestación a Argentina --de este gobierno por boca del ministro Soria, en tono chulesco--, con la nacionalización de YPF, que venía a decir: ‘Se van a enterar’
Confunden patriotismo con patrioterismo, la velocidad con el tocino, a sabiendas que además la Caverna Mediática les dará el eco necesario para tapar lo importante.

Me acuerdo del juego que Gibraltar dio en tiempos franquistas. Era la válvula de escape para esconder las miserias de aquel régimen, y por lo que veo no ha cambiado mucho.

Francamente (con perdón), me importa una higa que la reina Sofía vaya o no vaya a Londres a celebrar que otra reina lleva sesenta años chupando del bote inglés. Me la trae al pairo.

Y si existen problemas con los pescadores de la zona, utilicen la diplomacia que para eso está, y no traten de defenderlos con la Guardia Civil, porque ¿qué pasaría si la Armada Británica defiende lo que dice que son sus aguas?

Por cierto, que el problema mayor parece ser que el príncipe Eduardo ha decidido ir a Gibraltar el mes que viene. ¡Vaya problemón! Vaya serial folletinesco. Esto parece el programa de Ana Rosa y no un gobierno.

Recuerdo esos tiempos tristes, de blanco y negro, donde se recurría a todo para hacer olvidar la podredumbre interna que se vivía en esta país. Incluso se utilizaba a los artistas para defender las causas perdidas, para distraer al personal de los graves problemas. Entonces fue este cantautor franquista quien compuso esta canción, que sin duda, hoy podrían cantar Rajoy y sus mariachis.


No hagamos más el ridículo. Ya está bien, no nos retrotraigan a tiempos vergonzosos, donde se creaban problemas exteriores para hacer olvidar la miseria interna. Preocúpense de lo importante, que tienen la casa echa unos zorros.

Salud y República

10 comentarios:

Dean dijo...

Si les ha dado resultados aquí y en otros lugares, lo seguirán haciendo, porque al populacho le encantan estos culebrones. Estos siguen haciendo el ridículo y lo peor es que son capaces de canalizar el descontento ciudadano hacia una causa perdida como esta, son capaces de juntar a todos los fachas y sus escopetas de cazar perdices, con los ex-obreros de la construcción armados con palustres y enviarlos para servir como dianas para los ingleses.
Un saludo.

Neogeminis dijo...

Por qué será me suena conocido?????

Eastriver dijo...

Kabila, estás en todo y no se te escapa nada. Bueno, yo quiero empezar diciendo que no me cabe la menor duda de que el peñón debe pertenecer a la soberanía española. Es de cajón que sea así. Por tanto todo mi apoyo a lo de Gibraltar español. Pero por otro lado, es tan evidente lo que dices; el uso de ese problema para tapar otras cosas. Es asqueroso y no creo que todo el mundo tenga la capacidad de verlo, así pues ellos lo aprovechan.

Lo bueno del PP es que tienen poca imaginación. Una y otra vez usan la misma carta.

mariajesusparadela dijo...

Es que se acabó el fútbol.

Dilaida dijo...

Totalmente de acuerdo contigo. Hay que distraer al personal y para eso nada mejor que sacar pecho y "una, grande y libre".
Bicos

Felipe dijo...

Rafa,y tú crees que las personas que estan viviendo tanta desolación económica estarán en lo del reina y otras sandeces.

Lo intenta este Gobierno inútil pero de nada le va a servir porque traer a Gibraltar ahora es como rascarse la nariz a quien tiene el cuerpo amoratado.

Un abrazo

Genín dijo...

Mariajesús dio en la diana, se acabó el fútbol y de algo hay que tirar para entretener la atención del ciudadano, que no piense demasiado en la que está cayendo...
Salud

Guanarteme dijo...

Excelente D.Rafa. La hipocresía conservadora es tal, que luego se asombran de que Marruecos se queje ante cualquier visita de Rajoy o Ansar a Melilla.

Comparto totalmente su definición de patriotismo y patrioterismo. Aunque mejor no utilizar estos adjetivos. Cualquiera de los dos está manipulado por la Casta política y social para dominarnos aún más.

Por lo demás, ya sabe usted que la CIA inventó el terrorismo y Fraga el futbol-antiprotestas. Bombas, pan y circo, todo viene del mismo lugar. Y poner la alfombra para tapar la mierda también.

Saludos.

Ciberculturalia dijo...

Ya tenemos montado otro "Perejil" y el orgullo patrio en su estado más álgido.
Señor, señor, qué país...
Besos

María dijo...

¿Gibraltar español? Y Ceuta y Melilla de Marruecos ¿no?
Entre otras cosas, los llanitos (habitantes y nativos de allí) no quieren ser españoles, aunque creo que ingleses tampoco.
Si nos ponemos estupendos y acudimos a la historia, entonces ya salen motivos para debatir sobre de qué país debería formar parte ese pedazo de roca. Mía no, desde luego.
Recuerdo cuando éramos jovencillos que decíamos que nos íbamos a exiliar (nadando) desde las playas de Algeciras hasta Gran Bretaña.

Que el señor Rajoy no intente distraernos con pamplinas como esta. Algunos ya sabemos lo que es "pan y futbol, para distraer a las masas" así que al trabajo, que no es poco, y que se dejen de reivindicaciones estúpidas.

Besos