29 agosto 2010

Cronica desde Ecuador (2)

Después de haber pasado el ecuador, de este viaje de Ecuador, he sacado varias conclusiones. Es difícil que se encuentre un país con mayor biodiversidad. Un país donde el sol acaricia y el agua no falta, donde los frutos, hortalizas y verduras crecen en abundancia. Un pueblo amable y cariñoso, acostumbrado a acariciar las palabras y a hacer diminutivos hasta con los adverbios (acacito tiene esto, don). Pero un país pobre, digno pero pobre. Donde el salario mínimo, a pesar de haber subido últimamente, es de 240 dólares mensuales. Donde la pensión mínima por jubilación es de 35 dólares mensuales. Donde el acceso a la medicina pública está restringido y deja mucho que desear.

Ecuador está poblado por una pequeña clase media naciente, una clase baja y bajísima, y una clase dominante que vive a cuerpo de rey, porque tampoco aquí los ricos perdonan. Un país atravesado por los Andes, su columna vertebral, en la que se encuentran instaladas ciudades tan importantes como Quito y Cuenca, cuyos centros históricos están todavía bien conservados, sobre todo el de Cuenca. Está bañado por el Pacífico --allá está Guayaquil centro neurálgico y la ciudad más poblada de Ecuador--, de donde obtiene ricos recursos pesqueros y de cuyas playas y puertos puede sentirse orgulloso. Un tercio aproximado del país forma parte de la Amazonía (conocida aquí como El Oriente), donde la naturaleza es exuberante y donde habitan decenas de comunidades indias entre las que se encuentran los míticos jíbaros.

Socialmente todavía es una tierra cuya riqueza cae en pocas manos, cuestión que el gobierno Correa trata de corregir con políticas sociales de redistribución, todavía insuficientes pero que están abriendo nuevas expectativas entre la clase desfavorecida y que está creando un gran malestar entre la clase pudiente. El gobierno actual, según algunos, está todavía preso del clientelismo y el amiguismo, según muchos otros está dando pasos en la buena dirección.

Hoy, después del sufrimiento y del esclavismo al que su gente ha sido sometida, primero por españoles, después por sus clases dominantes caciquiles, Ecuador pretende levantarse y encontrar el buen camino. Un camino lleno de obstáculos que hay que superar. Las clases dominantes locales y las transnacionales, responsables de la pobreza de este país rico, tratan de mantener una situación de privilegio que el gobierno Correa pretende superar.

Un quince por ciento de indígenas y una mayoría de población mestiza (cholos) pretenden conseguir un status distinto que les aleje de la miseria y que les haga dignos representantes de una clase emergente que les permita algo más que sobrevivir.

Una carencia importante que ha de superar, este país, es hacer del turismo una industria importante –hoy el sector está poco cuidado y sólo en las Islas Galápagos tiene un nivel aceptable--, cuyas infraestructuras son todavía muy deficientes. Ecuador es una nación donde la cultura empieza a tener importancia y el escritor Jorge Icaza o el pintor Oswaldo Guayasamín, representantes de la cultura ecuatoriana del siglo XX, tienen un sitio preferente en la cultura iberoamericana.

Esto es Ecuador, a vista de pájaro, desde mi pequeña atalaya de Quito, una ciudad rodeada por volcanes de una altura media de 5000 metros. Un país cuya naturaleza es de tal riqueza que tiene cerca de 15.000 especies distintas de mariposas (en toda Europa hay unas 2.000) cuyas especies marinas asombran a los científicos de todo el mundo. Una tierra que empieza a despertar y a defenderse de los depredadores del exterior y del interior. Ojalá que lo consiga, el primer paso está dado.

Salud y República

P.D. Lamentablemente, desde donde estoy no puedo colgar ninguna foto. A mi vuelta colgaré algunas.

13 comentarios:

Neogeminis dijo...

El panorama que nos das, lamentablemente es el de la mayor parte de esta latinoamérica doliente que no logra salir de la postración y el sometimiento al que vienen siendo sometida desde siempre. Hay tanto por hacer, tanto por preservar y más aún por construir, que la tarea es verdaderamente titánica.Pero, como ya sabemos, cualquier camino, por largo y difícil que sea, comienza con un primer paso y es de esperar que ese inicio llegue pronto.-

un abrazo.

mariajesusparadela dijo...

Ojalá lo consigan.

Genín dijo...

Yo soy muy excéptico porque cuando yo conoci Ecuador nadie emigraba, al revés, las mismas cosas que cuentas ocurrian ya antes, lo que pasa que los ricos y multinacionales eran, seguramente menos avariciosos, pero en fin, siempre hay que tener esperanza, por el momento, media población del país está emigrada con todo y crisis mundial.
Muy buen resumen Rafa, que disfrutes tu estancia en ese bello país que tiene gente tan estupenda.
Salud

Selma dijo...

Con un Cronista y Guía de tu categoría, Rafa, este viaje lo hacemos contigo..
Es meritorio que pienses en nosotros y nos acerques tus/vuestras vivencias asi como las peculiaridades de este rincón del mundo..
Lo de los diminutivos, curiosamente también se da en Chile, mi suegra los usaba siempre, independientemente del tamaño del objeto y/o de la persona.
Gracias, Rafa, un beso enorme para Lola, para tí..
Te leo, te sigo con una diminuta mochila.. ;)

D dijo...

Estupenda y completa crónica. Es muy posible que Correa no haga todo lo que prometió, pero por poco que haga será mucho en un país acostumbrado a que nadie haga nada por los pobres, sino siempre por los ricos y poderosos. Les deseo lo mejor, tanto al gobierno como al pueblo de Ecuador.
Salud y República

Antonio Rodriguez dijo...

Me alegro de que lo esteis pasando tan bíen y que conozcais un pais tan extraordiario como tu cuentas, aunque con esos grandes contrastes sociales.
Pero vuelvo a lo mismo, pruebas; que luego eres capaz de decir que se te ha estropeado la camara o que la olvidastes.
Un abrazo y besos para tu harén particular, que siempre te las apañas para ir en plan moro.
Salud, República y Socialismo

angelsmcastells dijo...

Una buenísima crónica, Rafa, desde ese sur que empieza a ser nuestro norte. Un abrazo y hasta pronto!

Felipe dijo...

Me alegro que lo estéis pasando bien y se agradece esta crónica apresurada del país andino.

Esperemos que Correa,poco a poco,vaya tomando las riendas del país y haciendo las reformas tan necesarias.

Yo soy optimista ante estos nuevos líderes andinos.

Un fuerte abrazo

Mª Mercè dijo...

Gracias por tus crónicas; esto hace que tomemos más interés por este casi olvidado país y ya lo estamos "progamando" para nuestro último aterrizaje en tierras latinoamericanas.

Un abrazo con un par de besos!

Dilaida dijo...

Una crónica estupenda, gracias Rafa.
Bicos

Eastriver dijo...

Espero las fotos con ganas, y las impresiones a tu vuelta. Lo de pasar el ecuador del viaje a Ecuador no todo el mundo puede decirlo... Y sí, los ricos no perdonan. En zonas pobres los ricos se aprovechan, es espantoso. Un abrazo.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
angelsmcastells dijo...

Vaya viaje, Rafa! La verdad es que pensé especialmente en ti viendo la victoria de merecidísima victoria del Atletico de Madrid frente al Inter. De tus vacaciones no puedo comentar nada... dientes larguísimas y sana envidia... Un abrazo fuerte para Lola y para ti!