05 agosto 2010

Lo que nos cuesta el Papa en tiempos de crisis

No seré yo quien ponga precio a un espectáculo con el que no estoy identificado, pero reconozco que en el Reino Unido se hacen las cosas de forma diferente. Mientras que en España las próximas visitas del Papa (una en noviembre a Santiago y Barcelona, y otra en agosto a Madrid) cuestan un ojo de la cara a todos los contribuyentes, en el Reino Unido han encontrado una forma de financiar la visita papal que me parece absolutamente justa, y es que serán los que vayan a los actos religiosos los que paguen por ellos.papa_ratzinger

Así, sólo los interesados en ver al Papa pagarán por verle, y no como ocurre en nuestro país que pagamos tirios, troyanos y mediopensionistas, o sea todo quisqui. Una diferencia sustancial. Si quiero ver al Papa, voy a una misa que celebrará en Birmingham y pago 30 euros. Menos de lo que vale una entrada a un concierto de primera, a una ópera, a un partido de fútbol o a un musical en Broadway.

Sin embargo, España sigue siendo diferente. Se ve Incapaz de quitarse esa capa de nacional-catolicismo, a pesar de nuestra supuesta aconfesionalidad constitucional. Aquí pagamos lo que haya que pagar, con tal de que el Papa se pasee por las tierras donde el apostol Santiago jamás llegó o para que inaugure la Sagrada Familia, a la que el Vaticano no ha aportado ni un euro. Todo el presupuesto de este viaje de noviembre próximo será devengado con dinero público.

Y qué decir del viaje que hará dentro de un año el Papa a Madrid, con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud. El presupuesto es de 50 millones, “una miseria en tiempo de crisis”, que se sufragará, a partes iguales, entre la Administración y cuarenta empresas. O sea veinticinco millones saldrán del erario público –de nuestros impuestos— y otro tanto de empresarios que ha reclutado el bueno de Rouco. Pero ojo, que aquí hay truco. Truco instituido por el Estado, puesto que el Banco de Santander, Telefónica, Iberia, FCC, y las otras empresas sólo pagarán el 20% de su aportación, ya que el gobierno ha declarado el acontecimiento de “interés especial”, lo que significa que las aportaciones empresariales tendrán una exención del 80%. Naturalmente sumen esos 20 millones (el 80% de los 25 millones que pagaremos de nuestros impuestos) a nuestra cuenta y resulta que la visita del Jefe del Vaticano nos va a salir por 45 millones, vamos una broma. Mientras que esas cuarenta empresas generadoras de miles de millones de beneficios, pagarán cinco millones.

En este país pretendemos ser liberales, modernos y muy europeos. Todo menos laicos. porque en cuestiones religiosas, con la Iglesia hemos dado, Sancho. Y a pagar tocan.

Salud y República

14 comentarios:

angelsmcastells dijo...

Querido Rafa: De nuevo coincidimos en el tema, pero mírate mi post que creo te reirás http://angelsmcastells.nireblog.com/post/2010/08/05/pagar-para-ver-al-papa-o-la-rentabilidad-de-los-papa-tours
Un abrazo!

Felipe dijo...

Está visto que España es diferente y que el miedo a esta respondona Iglesia hace temblar al más 'pintao' de los que dirigen los designios de este país.

Ya me parecía a mí que eran muy generosas estas empresas que 'patrocinan'a yan 'insigne'huésped.

Si no me he enterado mal me va a costar lo mismo ir a ver a Benedicto que si no lo hago.

Es decir,como siempre,como toda la vida.

¿aconfesional,qué?

Saludos

Anónimo dijo...

aquí pagamos todos, vayamos a la misa papal o no.

eso sí, el que proteste comulga.

mitxel

__MARÍA__ dijo...

Mañana vendré con más tiempo, que ahora voy como el conejo de Alicia...
Traeré -si lo encuentro- el pasodoble de una chirigota gaditana sobre la visita del papa en el año 85 o por ahí.

Besos

Ciberculturalia dijo...

Siempre me opongo a considerar que España es diferente porque siempre he pensado que es un tópico más de entre los miles que escuchamos a diario.
Sin embargo, debo de reconocer que en este caso estoy por afirmar que España es diferente.

Es responsabilidad de un gobierno llamado de izquierdas y es que al final ese término tan manido ya, "de izquierdas", empieza a estar profundamente devaluado.

También de la pasividad de los ciudadanos que tragamos con lo que nos echen y no tomamos las calles.

Un beso de una rebelde con causas

mariajesusparadela dijo...

Santiago está lleno de carteles que ponen que no quieren ver al papa. Pero en Ourense han hecho una pintada en la calle que pone"Yo tampoco quiero ver a Susan
(tidad)"

Montse dijo...

Es lo que tiene vivir en un país aconfesional en el que encima los pobrecitos católicos están perseguidos, ¡manda güevos!

Salud y República

Un abrazo, Montse

Antonio Rodriguez dijo...

Te digo loque a Ángels:
Lo lógico es que si el jefe del estado Vaticano quiere hacer una viaje de evangelización, se lo page de su bolsillo o que los responsables de la organización se las inventen para costear los gastos.
Lo impresentable es que un estado aconfesional tenga que pagar los gastos de proselitismo de una religión determinada.
Salud, República y Socialismo

Cris dijo...

Es un problema, suerte que no se le dio por venir a Argentina a visitarnos, seguro que no viene porque no hay dinero para pagarle.
Besitos

Neogeminis dijo...

Aplaudo la claridad de tus atinados post, Rafa. En este caso, huelgan palabras para comentar o agregar algo que no hayas considerado.


Saludos.

Txema dijo...

Pues algo de cierto hay en ese tópico de la España diferente. No me parece mal que se cobre por ver a Ratzinger en vez de pagarlo a escorte.

Igual que se cobra por ver a cualquier grupo musical o algun divo/a de la ópera o al equipo favorito de don Kabi.

abrazos a todos y todas

PD: Paradela: Genial lo de Susan.

Dilaida dijo...

Como tú dices, cuando quiero ir a un concierto, porque me gusta el señor/a que actúa, tengo que pagarlo, pero en este caso pagamos todos, para que los forofos disfruten.
YO NO QUIERO QUE LE PAGUEN EL VIAJE A ESE SEÑOR CON MI DINERO, QUE SE LO PAGUE ÉL O QUE NO VENGA.
Bicos

RGAlmazán dijo...

Pues sí, Àngels hemos coincidido, y me he reído al leer tu entrada. Petons.

Felipe, te cuesta lo mismo, así es que si te quieres animar, por el mismo precio...

Mitxel, pero con ruedas de molino.

María, espero ese pasodoble. Besos.

Carmen, éste es el gobierno "progresista" que tenemos. Besos.

María Jesús, me ha gustado lo de Susan Tidad. Si lo hubiera conocido lo hubiera utilizado. Bicos.

Montse, pobrecillos, ¡cuánto padecen! Besos.

Antonio, pues ya lo ves, aquí pagamos todos, supongo que nos dejarán decir: "Totus Primus" en vez de "Totus tuus".

Cris, no te preocupes que ya os llegará. Ya lo verás. Besos.

Mónica, ya ves cómo estamos. Besos.

Txema, coincidimos en la tesis.

Dilaida, me uno a tu deseo de no querer pagar el viaje a este tipo, pero me temo que dará igual. Bicos.

Salud y República

Anónimo dijo...

Bueno pues que los museos los paguen aquellos que van, que las bibliotecas las paguen aquellos que van, que el cine español lo paguen aquellos que van, la sanidad lo mismo... que paguen aquellos que van.. no te jode...los catolicos pagan impuestos igual que los amantes del cine español...hay muchas cosas que se financian, a las que solo van 4 gatos...pero esos tambien las criticamos?... no seguro que no.. los catolicos pagan impuestos y muchos de ellos para financiar cosas que a ellos seguro que no les gustan... como a usted... asi que mientras paguen impuestos tiene derecho a pedir que ese dinero se use para beneficio colectivos o de grupos individuales.. y no para comprarle el coche al ultimo alcalde corruptos... como bien se pretende en este pais..