16 marzo 2018

Manifestación por unas pensiones justas


Parece mentira, pero es verdad. No sólo nos esquilman, nos toman el pelo al subirnos el 0,25, sino que además el gran capo pepero comparece en el Congreso y pretende vacilarnos. O sea, pasa olímpicamente de las necesidades de los actuales jubilados y de los futuros, y pretende dar unas migajas a cambio de que le apoyen el presupuesto.

Pero no, están equivocados. Parece que las manifestaciones últimas, las del 8 de Marzo de la mujer y las de los pensionistas están rompiendo las costuras del PP, que no hace sino tratar de defenderse ante unos problemas que les están sepultando en la tumba de la ignominia.

No es de extrañar la actitud de Rajoy y sus muchachos en la comparecencia sobre las pensiones del pasado miércoles. Ellos son así, basta escuchar lo que dicen, sus declaraciones, y nos damos cuenta de que son coherentes en su defensa de los poderosos y de lo privado. Lo público es algo que les sobre, que pretenden minorizar y si es posible hacer desaparecer. Ellos están para defender a los bancos, a las empresas del Ibex, a la Iglesia. “Los jubilados bastante tienen con vivir más y con poseer una casa muchos de ellos”.

Los jubilados somos un grano que les ha salido en el culo y no saben cómo hacer para que no se infecte. Ellos que pensaban que tenían asegurado su caladero de votos en los mayores y resulta que se les han rebelado. Están que no viven, pensaban que los jubilados éramos unos tragaldabas y que nos tenían dominados.

Además de actuar de forma injusta y desvergonzada no han sabido calibrar quiénes somos los jubilados de hoy. Nosotros fuimos quienes tuvimos que aguantar el franquismo y luego luchamos por la democracia. Por ello, estamos acostumbrados a combatir por lo que es justo, por mantener nuestro Estado del Bienestar.

A esa fuerza combativa añadamos que tenemos tiempo, todo el tiempo para salir a la calle, para reivindicar, para insistir en nuestras justas reivindicaciones. No, que no crean que nos van a cansar. O cambian de actitud o los jubilados seremos la tumba del PP.

Y recuerden que ustedes, diputados y cargos públicos del PP, están ahí, en las instituciones democráticas, entre otras cosas porque gran parte de nuestra generación  luchó para salir de la dictadura. Claro que seguro habrían podido formar parte, perfectamente, de una Cortes no democráticas, como las franquistas, de donde muchos de ustedes provienen.

Su desprecio a los jubilados y a los principios democráticos es tremendo. Ahí quedan las manifestaciones de su portavoz Hernando que, sin ningún pudor, afirma que las manifestaciones no sirven para nada. ¡Vale!, pues nada, ustedes a echar un pulso, que veremos como termina.

Mañana será otra demostración de nuestra fuerza, porque en España, en más de cien ciudades saldremos a decirle Sr. Rajoy que no nos vacile, que no nos tome el pelo y que asegure un aumento equivalente al IPC para las pensiones, y que ponga en marcha el Pacto de Toledo donde se puedan asegurar unas pensiones dignas futuras para nuestros hijos y nuestros nietos. Por cierto, empiece por cambiar a la presidenta de esa comisión, porque la Sra. Villalobos no parece la persona más apropiada para llevar con éxito una comisión que necesita consensos y que crea en las pensiones públicas.

Y, por último, me gustaría hacer referencia a unas declaraciones de su ministro Montoro, ese que nos ha dejado un Estado de Bienestar flaco, el mismo que proclamó una amnistía fiscal inconstitucional. Y es que ahora dice que tomar como referencia el IPC para aumentar las pensiones es algo antiguo, que debemos fijarnos en el crecimiento. Pues mire usted, ¡adelante!, ¿por qué no nos suben el 3,1% que ha aumentado el PIB y no el 0,25%, o a qué crecimiento se refiere usted?

Basta ya de mentiras llenas de insensibilidad. O es que acaso no recuerda usted, Sr. Rajoy, lo que decía cuando estaba en la oposición:

¡Qué vergüenza!

Salud y República

2 comentarios:

Genín dijo...

A ver si el grano en el culo no se les va a convertir en cáncer de Colom mortal de necesidad... :(
Salud

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Mi apoyo y solidaridad en esta lucha!. Un abrazo