04 septiembre 2014

Sobre las cuentas de la C.A.M. y las promesas imposibles

Ya de por sí los presupuestos son de traca, pues si además vemos cómo lo gastan, cuáles son sus prioridades, sus proyectos, podemos descubrir intenciones interesadas que se pretenden ocultar o falacias difíciles de tragar.

Desde luego, la legislatura de los peperos en la C.A.M. ha sido de escándalo. la condesa Aguirre decidió largarse para que no le cayera la tormenta encima –fracaso tras fracaso: Eurovegas, la privatización de la Sanidad, la Olimpiada--, y se quedó en la retaguardia pero con orden en plaza. De hecho Ignacio González no ha sido sino su sombra plebeya, eso sí con ático en Marbella. Aguirre, desde la presidencia del PP madrileño sigue mandando en su sucesor González, por algo le nombró a dedo sin haber sido elegido por los madrileños.

Hoy González está protagonizando el Estado de la Región madrileña –curiosamente, el mismo día que su jefa y lideresa Espe Aguirre, ha sido llamada por la Justicia por su prepotente y delictiva acción de hace unos meses, cuando huyó de la policía, derribando una moto-- y lo hace a sabiendas de que se está jugando el puesto que se ha de renovar a finales de mayo próximo. Y sabe muy bien que no va a ser tan fácil ganar en Madrid.

Ignacio González y Espe Aguirre

Primero, debe resolver sus problemas con el PP nacional, sus contradicciones y sus piques, para poder ser nombrado candidato, porque aunque tenga de su lado a la Espe, no debe olvidar que no podrá ser número uno madrileño sin el visto bueno de Génova.

Además, después de los resultados electorales europeos las cosas han cambiado mucho. De aquella mayoría absoluta queda una mayoría minoritaria con tendencia negativa.

Pues bien, veamos algún ejemplo –hay muchos más—, de cómo actúa el gobierno pepero madrileño. Y es que se les ve el plumero. No sólo se conforman con destinar más dinero a la enseñanza concertada y menos a la pública y tratan de desviar, como se ha demostrado en el hospital de Fuenlabrada, pacientes de la sanidad pública a la privada, además de dotarla de menos recursos. Y es que presumen de sus cuentas y de ser una Comunidad que cumple el déficit cuando debe dinero a muchos ayuntamientos, en el caso del de Rivas Vaciamadrid, quince millones, y no es el único.

Mientras que esto ocurre dejan de cobrar a las compañías de seguros quince millones de euros por tratamientos efectuados por la Sanidad Pública, referidos a accidentes de trabajo y de tráfico. O sea como les sobra el dinero –posiblemente el que han recortado en Sanidad, Educación y Dependencia o el que deben a varios ayuntamientos— dejan de cobrar a aseguradores privadas (la gran mayoría de éstas están relacionadas con bancos y con clínicas privadas). ¡Lógico y natural!

Y además en un alarde de resurrección de causas perdidas, intentan recuperar el Campus de la Justicia, un proyecto gigantesco que proyectó Espe Aguirre y que hasta ahora lo único que ha hecho es enterrar la friolera de 120 millones de euros de dinero público, cuando sólo se ha construido un edificio que no está en funcionamiento. Ahora resulta que para intentar engañar al personal trata de decir que lo va a volver a poner en marcha.

Y qué decir de la Sanidad. Resulta que están cerrando plantas en hospitales, alargándose las listas de espera, no sustituyendo al personal sanitario, derivándose pacientes a entidades privadas y ahora promete la inauguración del hospital de Collado Villalba, un hospital que lleva cuatro años construidos. Está claro que se acercan elecciones y lo ven mal, hasta llegar a prometer lo imposible.

Verán ustedes que no se cumplirán las promesas del heredero, primero porque será difícil que el PP vuelva a ganar en la Comunidad y segundo porque son puras contradicciones, ya que no se pueden hacer recortes en la Sanidad Pública y a la vez abrir un hospital o poner en marcha un proyecto como el Campus de la Justicia que requiere grandes recursos que dicen no tener.

Mentir, ese es el lema. Verán ustedes la carta a los reyes magos que nos van a proponer como programa electoral. Ahora bien, ya saben, por experiencia que el programa electoral pepero es papel mojado, y si no que se lo digan a Rajoy y Cía.

En nuestras manos está. Madrid no puede estar gobernado por mentirosos y personajes de dudosa reputación, capaces de convertir los recursos públicos en ayuda a sus amiguetes.

Salud y República

2 comentarios:

Genín dijo...

Aquí tenemos a otra del PSOE nombrada a dedo y no creas que las cosas van mejor, encima la Junta le debe a todo dios, los eres,el robo generalizado de UGT, en fin que da asco, da igual quien mande, todos mienten, todos mangan, no hay en quién creer, por eso la gente se apunta a "podemos" que sin mover un dedo ni dar un mitin ya tiene el 18% de intención de voto siendo la tercera fuerza en Andalucía quedando IU a un cuarto puesto con un 8%...
Salud

María A. Marín dijo...

¡Nada por aquí, nada por allá! ¡Voilà!
Magia potagia para distraernos con lo que les conviene.
No todos mangan. No todos son iguales.
Hay gente para todo en todos los sitios.

Besos