05 septiembre 2014

Espe Aguirre acusada de posible delito

Hemos de convenir en que algo está cambiando en la Justicia. Ni más ni menos que hay jueces e instituciones judiciales que quieren, de verdad, cumplir con aquello de que la Justicia es igual para todos. Incluida la condesa Aguirre.

Y es que, ella que se cree la reina del mambo, se ha encontrado con un baño de realidad. Su estacionamiento indebido, desobediencia a la autoridad y huida del lugar del suceso llevándose por delante una moto. ha hecho que la Audiencia Provincial de Madrid haya visto un posible delito de desobediencia a la autoridad, a pesar de que el fiscal –hay que ver lo bien que cumplen órdenes del gobierno los fiscales—veía una simple falta.

Yo me pregunto: por qué huyó a los cinco minutos. Venía de una comida y quién sabe si habría tomado algún vinito. Hay quien dice que para evitar que la hicieran el control de alcoholemia, Puestos a pensar, esta mujer, lista como poca gente, no es tan torpe para salir huyendo si no es para evitar males mayores. De haberse quedado quién dice que no le hicieran dicha prueba.

Espe Aguirre incidente 2

Los hechos denunciados han sido calificados por la Audiencia Provincial de Madrid de una desobediencia tenaz, contumaz y rebelde, decidida y determinante. A lo que yo añadiría “de una soberbia desmedida” propia de la condesa Aguirre.

Ya es hora de que desaparezca aquello tan famoso en tiempos franquistas, que blindaban a la gente importante del régimen, cuando les paraba alguna autoridad: Usted no sabe con quién está hablando. Y eso es lo que hizo Aguirre en este penoso episodio. Además de mentir como una bellaca.

Primero, dijo que los agentes la habían entretenido veinte minutos, se ha demostrado que eran menos de seis. Después, no entregó los papeles hasta que llegaron los agentes a su casa y sin embargo ella dijo que les había entregado todo en el coche. Además, huyó cuando la estaban interrogando y tiró una moto de los agentes. Después cómo se puede observar en un vídeo, cuando la persiguen hasta su casa, ella se enfrenta a los agentes y les echa una bronca.

En fin, claramente, esta señora, que se cree por encima del bien y del mal, se enfrentó a los agentes en vez de facilitarles su labor. Basta con pensar qué hubiera pasado si hubiera cometido la misma acción un mindundi cualquiera, nadie le hubiera evitado unas cuantas horas en la comisaría y después…

Esta señora además se ha quejado del trato recibido. ¡Qué poco conoce a la policía! Bastaría que cualquier manifestante detenido le explicara cómo es tratado sin haber cometido falta alguna. Llega a decir que parece mentira que la trataran como a una terrorista cuando es una pobre sexagenaria. Pobrecilla, ¡qué pena! Ella que no ha hecho daño a nadie. ‘Que se dedica a proteger a los débiles y a ayudar a los pobres y a los dependientes se encuentra ahora con este embolado’.

Espero que con esta cuestión, desde Génova, ya que ella seguirá intentándolo, no la nombren candidata a la alcaldía madrileña. Su tiempo ya ha acabado y esto ha sido la puntilla. La chulería se paga, esperemos que en su caso también.

Salud y República

2 comentarios:

Genín dijo...

Yo creo que si será candidata a la alcaldía, hay que reconocer que los tiene bien puestos y eso a la gente le gusta, aparte que para imponerse al aparato hay que tenerlos bien gordos, pero ya veremos....
Salud

María A. Marín dijo...

A esa aristócrata la llevaba yo a tomar el fresco, que le tiene que venir bien para sus ideas.

Un beso