21 diciembre 2013

La maldición de Rajoy a Nacho González

El presidente de la Comunidad de Madrid lo tiene claro. Tiene menos futuro que una promesa electoral del PP. Sólo le faltaba que después de la imputación de su mujer por un ático del que él es propietario un 20%, su querido jefe Mariano dijera que le apoyaba, en la cena anual pepera.

Esto ha sido definitivo. La puntilla. Y bastará que nos acordemos de lo que dijo Rajoy de personajes declarados culpables por corrupción o simplemente inmersos en algarabías judiciales.

    • De Carlos Fabra dijo que era un ciudadano y político ejemplar. Hoy ha sido declarado culpable y espera un recurso para evitar la cárcel.
    • De Jaume Matas dijo que quería un gobierno en España como el de él, hoy ha pedido el indulto para no entrar en la cárcel, a la que ya está condenado y eso que le quedan veinte causa judiciales por lidiar.
    • De Bárcenas dijo, hace tres años, que había servido al partido con lealtad. Y ya ven ustedes cómo está el tema Bárcenas.
    • De Camps dijo que estaría con él, delante, detrás y al lado. Hoy le desprecia y le ignora. Por cierto Camps se libró de una causa judicial –nadie se explica cómo-- pero tiene otras pendientes.

Ignacio González

Y ahora resulta que dice apoyar a Gónzalez y a su gobierno de la Comunidad de Madrid. ¡Pobre González! La cuestión no es si su carrera política está en las últimas, sino cuánto tiempo durará en activo. Porque está gozando de la agonía de los últimos tiempos. Y es que sin creer en la meigas está claro que Rajoy además de un mal gobernante –tanto por su incapacidad como por su interés en defender sólo a los más poderosos— es un gafe de mucho cuidado. Basta que alabe a uno de los suyos, cuando hay presunciones dudosas, para que termine como culpable y lejos de su vera.

González debe a Espe Aguirre esa herencia de la presidencia de la CAM, pero ha hecho méritos suficientes para que en Génova le tengan en la lista negra. A la actuación y fracaso sobre temas como la privatización de la Sanidad Pública o Eurovegas, sólo le faltaba añadir lo del ático. Y ahora, lo definitivo, el elogio de Rajoy.  

Eso sí, Rajoy sigue impasible y como si nada fuera con él, con la que está cayendo. Es lo que tiene ser ‘el gran mesías’, ‘el salvador de España’ y contar con una ilegítima mayoría política, conseguida con un programa falso e innumerables mentiras.

Salud y República

4 comentarios:

Genín dijo...

Pero Rajoy está haciendo todo lo que esperaban de el...Los poderosos claro que son los que cuentan para el PP...
Salud

Dean dijo...

Hay que seguir esperando a ver si amaina el temporal, seguro que después de esta tormenta vendrá la calma; algún día se irán los peperos y podremos sacar la cabeza para respirar un poco.
Un saludo.

Neogéminis dijo...

Por aquí nos sobran ejemplos de ese calibre. Por ejemplo, las sobradas pruebas que hay sobre la corrupción de nuestro vice...y Cristina, como si nada...
Un abrazo

David Moñino dijo...

Qué va, es como el beso del Padrino, pero a la española. Primero cuánto te quiero, y luego ahí te pudras.

http://www.damobe.com