17 diciembre 2013

Dureza como compensación de la ley Parot y el incumplimiento del programa pepero

Una de las últimas batallas perdidas por el Partido Popular, la que más le ha dolido, ha sido la imposible aplicación de la doctrina Parot para condenas anteriores a esa ley. Y es la que más problemas les ha creado entre las víctimas de ETA y su electorado más derechista, justo ese al que le encanta las políticas del miedo y de la represión para mantener bien sujeto al rebaño ciudadano. Lo de las víctimas de ETA es comprensible, lo de la derecha dura pepera es lamentable.

Y lo es por varias cuestiones. En primer lugar, por la doble vara de medir, porque es necesario recordar que durante el reinado de Aznar, --ese maravilloso presidente que hoy pretende ser el adalid de las víctimas de ETA— el gobierno que presidía con ministros del Interior como Mayor Oreja, Rajoy o Acebes, excarcelaron a 56 presos de ETA. Pero la memoria les falla. Porque además lo hicieron cuando ETA estaba en plena actividad y así ocurrió que un excarcelado, Iñaki Bilbao Goicochea, volvió a matar después de salir, algo que ahora parece casi imposible que pueda ocurrir. Claro que de eso no se habla.

Lo que ocurre es que su electorado más a la derecha les ve débiles y necesitan esos golpes enérgicos donde el miedo, la represión y exceso de autoridad, sea el centro de la política pepera. Y sin embargo ven que hacen lo contrario que dijeron en su programa y que las medidas que ellos consideran contundentes se han ido al garete.

De ahí la reacción pepera. Aznar no se atrevió a tocar la ley del aborto ni a crear una ley mordaza. La razón es clara, no se vio en la necesidad de compensar el incumplimiento de su programa, como ahora le ocurre a Rajoy. Y controló a su sector más extremado a la derecha con medidas populistas y cortoplacistas, y con esa foto de las Azores y la guerra que nos trajo contra Iraq.

ley seguridad ciudadana 1

Hoy las encuestas denotan una bajada alarmante del PP, cuyos electores se les están yendo por la derecha y por la izquierda. Todas la medidas que han tomado son impopulares y sumémosle a esto la corrupción y el derroche destapado, así es que han puesto en marcha medidas duras, no demandadas mayoritariamente, pero sí queridas por los sectores más reaccionarios, para recuperar al menos el voto de los más cavernícolas. Y ahí está la ley de seguridad pública bien conocida como ley mordaza, o la de la seguridad privada que dará grandes beneficios a los poseedores de empresas de seguridad, como por ejemplo Mayor Oreja, quien no sabía que hacer con todos los escoltas que ya no tienen razón de ser en el País Vasco. O por qué no, el mantenimiento de las cuchillas o concertinas en las vallas de Melilla, que tanto entusiasmo destilan entre las filas de los más derechosos, incluido el ministro del opus-dei.

Estas leyes y medidas represoras junto con la del aborto que se aprobará en este mes –mira que tener que ser esta ley lo único que van a cumplir de su programa—les va a servir para recuperar a los cabreados por la imposibilidad de aplicar la ley Pariot y a todos los que siempre se quejan de inseguridad o sea a la extrema derecha, y a los católicos ortodoxos. Para recuperar los votos de la derecha normal está prevista una jugada con los impuestos en 2014 ó 2015, siempre antes de las elecciones generales próximas. Y ésta consistirá en una bajada, mínima pero efectista, de impuestos con lo que pretenderán tapar todo el daño que han hecho durante su gobierno.

Esperemos que la jugada les salga mal, y que los votantes del PP, salvo las grandes fortunas, se den cuenta de que de ninguna manera van a recuperar todo lo que este partido les ha recortado, ni en recursos económicos ni en derechos, y se desliguen de este partido. Hay que impedir con pedagogía, con manifestaciones, con protestas, con ayuda de la oposición, que un partido como el popular gobierne más tiempo este país, porque los ricos son ya demasiado ricos y los pobres deben empezar a dejar de serlo.

Salud y República

3 comentarios:

Genín dijo...

Yo soy muy escéptico, la ultima encuesta que he leído es que el PP ganaría de nuevo, con menos votos pero ganaría, espero que se equivoquen.
Salud

María A. Marín dijo...

Recuerdo cuándo después del nefasto gobierno anterior del PP se dijo por activa y por pasiva que no podíamos dejar que gobernaran otra vez.
Estoy con Genín, ojalá que las encuestas se equivoquen, pero me temo que saldrán de nuevo.
¿Qué pasa para que esto sea así?
¿Puede que los que no somos de su cuerda estemos muy desunidos?

Besos

Isabel Barceló Chico dijo...

Todos esperamos que los ciudadanos reaccionen castigándolos en las urnas pero, pese al descalabro que señalan las encuestas actuales, aún ganan... A lo mejor es que en este país hay más ricos de lo que nos creemos o más gente que prefiere escoger la zorra para guardar el gallinero.
Espero que el nuevo año devuelva a muchos de ellos la sensatez. Que tengas felices fiestas, querido amigo. Besazos.