10 diciembre 2013

El PP comienza a externalizar la seguridad

Con la nueva ley de seguridad privada, que ahora empieza su recorrido por el Senado, se permitirá que los vigilantes jurados puedan identificar, cachear y detener a ciudadanos en espacios públicos. Algo que hasta ahora estaba sólo autorizado a las fuerzas de orden público.

De aprobarse esta ley, un vigilante privado podrá pararle, pedirle identificación, cachearle y detenerle. O sea que vaya con cuidado porque no sólo las fuerzas de orden público estarán más presionadas con la nueva ley y tendrán más opciones de represión ante las nuevas multas, es que además tendremos que tener cuidado con los vigilantes privados cuyas funciones represivas han aumentado con el fin de acojonar al personal.

Vigilantes de seguridad

El hecho de que estos ‘nuevos policías’ puedan equipararse a las fuerzas de orden público sólo puede entenderse desde la ideología pepera que pretende privatizar todo lo que se mueve. De hecho, esto es sólo el principio, pero ¿quién nos dice que estos vigilantes no podrán sustituir a policías y ocupar su sitio? Ojo, porque da la impresión de que el gobierno pretende hacer disminuir el número de fuerzas del orden público y sustituirlos por vigilantes, que según su teoría les saldrá más barato (eso es lo que dicen con la Sanidad).

Por cierto, la formación de un policía es de unos dos años, la de un vigilante jurado de un mes. Y desde luego el objetivo es muy distinto. No es lo mismo servir al Estado, que debería pretender el orden público, que a una empresa cuyo único objetivo es el beneficios.

Y si los excesos de la policía ocurren, imaginemos que puede pasar si no existe ningún control ni ninguna responsabilidad ante unidades propias de control como si hay en la policía y la guardia civil.

Otra más de este gobierno, que en su afán de privatizar todo, externaliza la Sanidad –la privatiza—, ayuda a las escuelas concertadas y privadas mientras reduce el presupuesto público de educación, y ahora comienza a externalizar –dar la gestión a empresas privadas— a empresas privadas de seguridad.

¿Qué será lo próximo? ¿Por qué no privatizan el parlamento, el gobierno o la jefatura del Estado? Desde luego, nos saldrían más barato. Porque este gobierno está actuando de intermediario y me temo que se ha quedado como un mero instrumento y comisionista entre la troika y las empresas privadas, por un lado, y los servicios que se prestan, por otro.   

El Partido Popular no sólo nos está empobreciendo y debilitando económicamente, también está tratando de amedrentarnos, de meternos el miedo en el cuerpo, de crear posibilidades de represión. En eso y en privatizar son expertos, y a las pruebas me remito.

Salud y República

2 comentarios:

Toni Almagro dijo...

Pues yo creo que esa ley que nace del miedo al levantamiento, no verá la luz, cuando llegue el momento de manifestarse, porque llegará, los ciudadanos plantaremos cara, faltaría mas, a este gobierno le queda poco, de seguir a si van a tener que salir a la calle con un escolta cada uno, el pueblo tendría que decir "vasta ya"! no se a que esperamos
Salud compañero

Genín dijo...

Ya verás cuando los autoricen a poner multas y les paguen a destajo según las multas que pongan :(
Salud