18 noviembre 2013

¿Será imputada la Infanta Cristina? ¿Ganará David o Goliat?

Desde luego estoy convencido de que la mayoría de la gente, a estas alturas y visto lo sucedido hasta hoy, pensará que no será imputada. Y razones hay para creerlo.
Ya sabemos que esta señora, Infantona del reino, ha sido una vez imputada, aunque, gracias al fiscal anticorrupción de Palma, duró lo que un pastel en la puerta de un colegio. Un caso de desimputación que extraño a cirios y troyanos, caso único que naturalmente respondía al rango de la damisela juzgada.
Y es que este es un juego entre el Juez Castro, hombre sencillo que intenta hacer su trabajo con independencia, y un fiscal anticorrupción como Horrach, que desde hace un año no hace sino poner palos en la rueda de la Justicia, tratando de salvar como sea a la Infanta de la imputación. Una pareja feliz hasta que llegaron las desavenencias.
Dos fueron los dardos envenenados que Horrach le mandó a su amado Castro. Y le dio en todo el bebe. Allí empezó la separación. Primero fue la desimputación de la Infanta. Más tarde la petición de que el fiscal, viendo lo decidido que estaba el juez a seguir adelante con las investigaciones a la Infanta, solicitó que el caso pasara a Valencia, donde se habían producido parte de los hechos. El verdadero motivo era que viendo la determinación del juez, quiso quitárselo de en medio y cambiarlo por jueces más propicios al politiqueo.

Y el amor que se tenían antaño, ambos personajes, ha culminado con un divorcio exprés, cuando el fiscal ha decidido presionar al juez ante un informe donde pretende decir que no hay motivos de imputación de la Infanta, cuando más indicios han aparecido.
Pero cuidado, que el juez se ha dado por aludido y no está todo perdido --ya saben como son algunos amantes despechados—, acaba de recibir información jugosa de Hacienda que le da la razón y parece que motivos para esa imputación. Ahora espera algún informe adicional de la policía y de algunos bancos para decidir si procede a la imputación.
Y es que ya se sabe cómo son los divorcios. Una vez decididos, los otrora amantes pueden terminar como amigos o llevarse a matar. Parece que la situación actual de esta expareja ha tomado el camino de la confrontación, por lo que no hay que descartar que el juez impute a la Infanta. Razones tiene y además quiere devolverle la pelota envenenada a este fiscal correveidile del Fiscal General y por tanto del Ministro Gallardón.
Así es que, aún quedan esperanzas. Queda la duda de si el juez Castro podrá superar esta lamentable presión a la que se está viendo sometido para que no impute a quien debería estar ya imputada. ¿Soportará esa presión Castro? He ahí la cuestión. Si, después de lo que estamos viendo, imputa a la Infanta habrá que decir que se trata de un héroe, porque aunque se tratase de cumplir con su misión, soportar esta soga al cuello de su excompañero no es nada fácil.
Se ha configurado una lucha como la de David y Goliat. Esperemos que de nuevo vuelva a ganar David –un juez que cree en que la Justicia es igual para todos— a un Goliat, el fiscal que cuenta con todo el aparato gubernamental empujando a la contra.
Y es que por mucho que se trate de defender a la Infanta, hay cuestiones insoslayables. Tenía el 50% de la propiedad de Aizoon, se ha probado que ha firmado pagos particulares que iban a esa empresa fantasma. Se ha autoalquilado su chalecito de Pedralbes con cargo a Aizoon, y más. Ahora habrá que añadir lo que el informe de Hacienda haya descubierto.
A esperar y a confiar en Castro, un juez capaz de actuar a pesar de las fortísimas presiones. Porque, alguien me puede decir ¿qué hubiera pasado si esta mujer hubiera hecho lo que ha hecho y no fuera la infanta? Sin duda, hace tiempo que estaría imputada.
A ver, si esta vez también la honda de David vuelve a tumbar a Goliat.
Salud y República

4 comentarios:

Genín dijo...

Bueno, supongo que todos tememos que la "injusticia" siga su curso y termine todo bien enterrado que pa eso es Borbona :)
Salud

Antonio Rodriguez dijo...

Antes pasará el camello por el ojo de la aguja que la infanta por las puertas del juzgado.
Salud, República y Socialismo

María A. Marín dijo...

Esta borbona y su cónyuge son los propios para reinar en lugar del que hay.
Tienen todas las "cualidades" de su padre y suegro respectivamente.
¿Me meterán en la cárcel por decir esto?

Besos

奇堡比 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.