25 septiembre 2012

Se completa el otoño electoral con Cataluña

Además de Galicia y Euskadi, en este otoño el gobierno de Mas también ha convocado elecciones. Entre octubre y noviembre las tres autonomías, consideradas históricas, han convocado un nuevo proceso electoral.

No se negará que no hay acción política en este país. Las tres autonomías han adelantado la fecha, aunque en el caso de Euskadi y de Galicia, sea sólo por unos meses y se veía venir desde hace tiempo.

Sin embargo Cataluña se ha convulsionado con la gigantesca manifestación que tuvo lugar durante la Diada. Aquello desbordó las más optimistas previsiones y ha demostrado, con hechos, esa desafección que existe entre Cataluña y España.

Entiendo que los demócratas convencidos debemos aceptar, nos guste o no, lo que las mayorías prefieran. Por eso es necesario hacer hablar a esa mayoría, y entiendo perfectamente que es necesario una consulta a la ciudadanía catalana.

Naturalmente, para que eso ocurra, se debería concurrir a las elecciones con un programa donde quede especificado. Y no hacer como ha hecho el PP, en las elecciones del 20N, en las que nada de lo que luego han hecho estaba en el programa, y sin embargo se siguen validando medidas que se toman sin haber sido avaladas por la ciudadanía, como es el caso de los recortes y de las reformas de leyes que no estaban previstas.

catalunya-espanya

Por lo tanto, es necesario que después del escenario de la Diada, se trate de pulsar la voluntad de los catalanes y la solución es convocar elecciones e introducir en el programa cuál debe ser el camino a seguir. Desde luego, empezando por una consulta popular. Eso es lo que parece que van a hacer CiU, ERC e ICV. No lo hará el PP y no se sabe cómo va a salir de esta el PSC, siempre tratando de nadar y guardar la ropa.

No soy partidario de la independencia de Cataluña, soy republicano federalista, pero entiendo que se pida y además comprendo que los independentistas hayan ido en aumento, por la falta de sensibilidad del otro nacionalismo, el español –mucho más preocupante que los otros, a éste le conocemos bien—, y por la situación económica que atraviesa esa nación, que a pesar de los recortes enormes, sigue sin levantar cabeza.

Esta situación la abrió el camino que siguió la aprobación del Estatut. Las interferencias desde el Congreso de los diputados y, posteriormente, desde el Tribunal Constitucional, dejaron al Estatuto que había aprobado el pueblo catalán, en un fiasco que abrió el melón de la independencia.

Si a eso unimos la situación económica que vive España, y especialmente Cataluña, podemos entender que se quiera cambiar el estatus de esta autonomía y se pretenda ser más autónomos y acercarse al concierto económico que tiene el País Vasco.

Como federalista entiendo que debe existir solidaridad entre las distintas nacionalidades o autonomías que componen el Estado Español, pero también que ésta tiene que estar limitada, como ocurre en el Estado Federal Alemán, que nos podría servir de modelo. Lo que ocurre aquí es que habría que empezar por poner condiciones solidarias a todos, y por lo tanto revisar el convenio económico navarro y el concierto económico vasco que dan lugar a situaciones de discriminación en relación con otras zonas del Estado. Porque si por razones históricas estas dos CC.AA. tienen esos privilegios, ¿por qué no ocurre igual en Cataluña? ¿Acaso no tiene razones históricas Cataluña?

Este tema tabú parece no importar a nadie y, sin embargo, se habla de la insolidaridad catalana que aporta una parte importante de los recursos que genera.

Es incuestionable, desde mi punto de vista, que debe haber solidaridad entre las autonomías, y que todas las que estén por encima de la media deben aportar (con limitaciones como ocurre en Alemania), también Navarra y Euskadi, y las que estén por debajo deben recibir esas aportaciones solidarias.

Es cuestión de encajar el Estado, hoy desencajado. Esperemos que las elecciones catalanas sirvan para empezar un camino creíble y sensato que pueda conjugar el deseo de los catalanes con el del resto del Estado. Es imprescindible que los catalanes manifiesten su voluntad en una consulta popular. Y después si hay que cambiar la Constitución para conseguirlo, no nos rompamos las vestiduras. Recordemos que en un día, se hizo una reforma exprés de la misma, hace bien poco, con el apoyo de los dos grandes partidos, para que antes de atender a las necesidades de los ciudadanos, los recursos del Estado sirvieran para disminuir el déficit.

Hay que encontrar una situación justa, donde encajen todas las pluralidades de nuestro Estado y donde todos nos encontremos razonablemente satisfechos. Y eso entiendo que puede ser el Estado Federal.

CUESTIÓN DE PRINCIPIO:

No me veo como los que pretenden decidir desde el centralismo lo que se haga en la periferia. Respeto totalmente lo que los catalanes decidan. No nos engañemos con una legalidad que se cumple cuando se quiere y cuando no, se retuerce. No me gustaría que Cataluña se fuera de España, por muchas razones, pero si eso es lo que decide la mayoría del pueblo catalán, es necesario respetarlo. Salvo que se quiera mantener dentro de España a una parte importante que no quiere estar, aunque sea por la fuerza. Una verdadera insensatez

Salud y República

12 comentarios:

Sònia... no tan fiera... dijo...

Gracias Rafa, por escribirlo tan bien y tan claro.. :)
Muaksss

~~Esfera Comunista~~ dijo...

Por mí también si quieren la independencia, pues que sean independientes. Pero eso si, son igual de gilipollas que nosotros, así que eligirán allí al Rajoy Catalán que los mantenga en la misma situación.
Además, la inmensa mayoría de los que piden la independencia, es la burguesía. Que les aproveche.

mariajesusparadela dijo...

Está clarísimo que hay que cambiar YA la constitución y dejarnos de tonterias.

Dilaida dijo...

Lo esencial y lo más importante es que se respete la voluntad soberana de la mayoría del pueblo catalán y que los partidos políticos dejen clara su posición antes de esas elecciones.
Bicos

Genín dijo...

No se, yo no lo tengo tan claro, tengo que seguir estudiando la Historia, que me encanta, pero eso de que los españoles no pintamos nada en el asunto, a mi no me convence ni mijita, que quieres que te diga, y a los militares que juraron en su día mantener una España unida, mucho menos, yo creo que de nuevo la vamos a cagar, las razones económicas de la situación actual, la falta de solidaridad, el primero yo y después yo, no pueden traer nada bueno...
Salud

Genín dijo...

Por cierto Rafa, creo que esto te va a interesar:

http://historiasdelahistoria.com/2012/09/25/la-diada-el-estado-catalan-y-almanzor/?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+HistoriasDeLaHistoria+%28Historias+de+la+Historia+Web%29&utm_content=Google+Reader

Sònia... no tan fiera... dijo...

Realmente creeis que la burguesía es la más interesada en la independencia? Con lo bien que están? juas juas seguid creyendo todo eso, pero simplemente deciros que en esta última manifestación del 11 de septiembre se escuchaba hablar castellano como nunca se había hecho. Es más, a ejemplo personal, en mi casa la única independentista era yo, catalana de padre gallego y madre andaluza.. pero quien lanza más mensajes separatistas estos meses es mi hermano, leonés para más señas.
Es más, no sé por qué se tiene que ver el querer la independencia como un odio a España o por qué hay quien se siente ofendido.. yo no odio a España, imposible, pero sí estoy hasta las narices. Y sí, si en estas elecciones vuelve a salir Mas es para matarnos, pero el voto democrático es lo que tiene y mientras los de derechas SIEMPRE van a votar, los de izquierdas decidimos "castigar" con nuestro voto.
Si hubiera un referendum independentista veríais que gana el NO, así que no hace falta rasgarse las vestiduras.

RGAlmazán dijo...

Llevas razón Sonia, justo la burguesía es la que no quiere la independencia. De acuerdo también en que en un referéndum saldría un no.

Genín, mantengo que deben ser los catalanes quienes decidan. Por cierto, que los militares no hacen política, la Constitución es muy clara, y si nos callamos para que no se desmanden, estamos perdidos, terminaremos otra vez como antaño, con el miedo en el cuerpo. Los militares dependen del parlamento y del gobierno a los que juran o prometen servir. Los salvapatrias se acabaron, sólo faltaba que no actuáramos en conciencia por miedo a algunos militarotes.

Salud y República

Eastriver dijo...

Esto de que saldría no, no lo tengo yo tan claro. Puede que sí, si me lo hibierais preguntado hace dos años hubiera dicho que indudablemente hubiera salido no, pero actualmente no sé... Tenemos derecho a saberlo, en todo caso. Ese derecho es nuestro y ni lo vamos a regalar a nadie ni vamos a renunciar a él.

Rafa, tu apuesta por el federalismo es la mía (o era) y es la de la mayoría del pueblo catalán. En eso te doy la razón. Pero no olvidemos que los catalanes, sólo los catalanes, hemos defendido esa vía. Y nadie escuchaba en España, nadie. O, seamos honestos, casi nadie. Pero incluso la gente que escuchaba lo tenía ahí, medio olvidado, sin que fuera una prioridad (y lo era, ahora se ha visto). Siempre que tú, Rafa, o quien fuera decía Salud y República yo respondía, Salud y República Federal. Vosotros, fuera porque se os olvidaba o porque no lo priorizabais, no lo decíais, Rafa. Y a mí una República puede valerme, pero que sea federal, no me interesa repetir la misma algarabía (Juan Carlos dixit) pero encima con Aznar de Presidente. Eso, Rafa, se tendría que haber priorizado, dicho, subrayado, remarcado. Que aquí siempre hemos visto bien la apuesta federalista, pero hemos tenido que salir todos a la calle a gritar independencia para que ahora hasta Julio Iglesias se suba al carro, ni que sea por acojone. O Felipe González. Es de vergüenza.

Hemos llegado a donde hemos llegado por falta de apoyo en España. Falta de apoyo en la derecha y en la izquierda. Obviamente mucho peor en la derecha, está claro (cuando digo derecha, digo a PPSOE, claro, que el papel del PSOE en el desencanto ha sido fundamental). La izquierda auténtica se ha portado mejor, pero su apuesta no ha sido fuerte y contundente. Y eso debo constatarlo con dolor. Todo eran afirmaciones, pero no una verdadera apuesta. Sí, sí, federal. Pero eso ya lo hablaremos mañana. Y aquí la gente cada día más harta. (Y eso se sigue viendo... Sorprendentemente las quejas a lo que está pasando en Catalunya vienen tanto de la derecha como ... de la izquierda más auténtica! ¡Acabáramos!)

Somos una nación, Catalunya es una nación, ese es el quid de todo. Si uno no cree en naciones, pues bien, entonces somos otra cosa, pero algo somos. Puede no querer verse, no estar de acuerdo, pero no por negarlo dejamos de sentirlo así los catalanes. Y por tanto exigimos desde siempre ese derecho. No sé, al gente está enfadada, Rafa. No sé si ahora el federalismo nos lo vamos a creer, sinceramente. Suena un poco a vale, venga, federalismo, no te enfades... Y luego lo de siempre. El cajón y el olvido.

¿Sabes lo peor? Que quien está llevando esto bien de verdad es Mas. Me da terror, pero Mas es quien ahora está diciendo lo que la gente quiere oír. El único. Sé de gente de izquierdas que dicen que por lo menos, en esto, habla claro y dice cosas que ningún President había dicho. Lo cual me lleva a aterrorizarme mucho, porque eso significaría que la izquierda, una vez más, ha vuelto a llegar tarde. Rezo a la diosa de la República para que no sea así, y algo podamos arreglar en estos dos meses.

RGAlmazán dijo...

Ramón, insisto en que creo que no ganaría el independentismo pero lo hemos de ver, porque si hay algo que se va a hacer, yo creo que es el referéndum.

Hombre, que yo no firme Salud y República Federal no quiere decir que no haya apostado siempre, y digo siempre --en Kabila más de una vez--, por una República Federal.

Y en cuanto a la izquierda, puesto que ERC siempre ha defendido la independencia y al PSC no le incluyes, me gustaría que me encontraras un sólo programa electoral, desde 1982 hasta hoy, donde el PCE (después de Carrillo), IU o ICV no hayan apostado por un Estado Federal. Otra cuestión es que luego le hayan prestado más o menos atención, o que haya pasado desapercibido porque todos sabemos que las noticias que no son de los dos grandes, casi ni se mencionan.

No digo que tú y muchos catalanes no lo hayáis sentido así, pero todavía recuerdo, al PCE, cuando no existía IU, a Iglesias, a Anguita, a Llamazares y ahora a Lara, apostar siempre por un Estado Federal.

Humildemente, creo que quizá hemos sido los únicos que hemos apostado siempre por lo mismo, aunque sin éxito. Por lo que hoy hasta Rubalcaba vería bien, que ya tiene guasa.

En fin, sin ninguna duda, deseo lo mejor para Cataluña, y eso ha de empezar por un referéndum donde se pueda reflejar la voluntad de los catalanes

Un abrazo

Salud y República

Eastriver dijo...

Rafa, sí, sí... te doy la razón. También entiendo que poner los acentos cuando otros no quieren poner ni las vocales es molesto y a menudo pasa inadvertido. Tú sabes que yo he sido votante de IC, salvo alguna vez que hice el voto útil con Zapatero, lo confieso. Quiero decir que nunca he sido votante del ala dura del nacionalismo. Pero en ocasiones he pensado que IC y IU estaban dando poco peso en sus declaraciones a la cuestión federal: lo reivindicaban en los plenos de inicio de legislatura, pero luego, durante la legislatura no empujaban lo suficiente en esa dirección que, asumámoslo, es incómoda en España y poco rédito iba a darles. Bueno, puedo estar equivocado, Rafa. En cualquier caso sí que me parece evidente que si esa hubiera sido la línea general del Estado hoy estaríamos de otra manera. Catalunya sólo se sentirá cómoda en un estado federal, tengo esa certeza. Y otra certeza, que la mayoría del pueblo catalán es, en principio, federalista. Y otra más, que nos hemos sentido muy solos en esa reivindicación y ahora nos hemos cansado, y ya no nos la creemos. Para muestra un botón: de todos los blogs de izquierdas el único con un planteamiento que me resulta afín es el tuyo. Los otros o callan (callan muchos) o ponen pegas.

Un abrazo, que lo mereces ni que sea por la paciencia en aguantarme.

Francesc Bon dijo...

Un ejemplo absoluto de respeto, este artículo. Uno puede estar o no de acuerdo con algún planteamiento, o responder con las motivaciones de cada uno, pero un ejemplo de cómo enfocar las cosas sin miedo, alarmismo ni dramatismo. Mis felicitaciones.