27 julio 2012

A propósito de Gregorio Peces Barba

Hay una costumbre, muy extendida, de tratar de recordar a los difuntos, que han sido personajes públicos, exagerando su bondad y prodigando elogios de forma extrema. En el caso de Peces Barbas, también ha ocurrido. Y al igual que todos los personajes públicos, tiene y ha tenido sus luces y sus sombres, y sobre todo, es un personaje positivo o negativo de acuerdo con la forma de pensar de cada uno.

Por ello, y por el empacho de buenas virtudes que se le añaden al finado, es necesario por bien de la historia, buscar la otra parte que tienen, sin otro propósito que ayudar a que no se cree una historia interesada sin sombras.

De ahí, que, estando de acuerdo con el amigo Floren Dimas, publique un artículo suyo que me ha llegado por email. La historia se debería escribir por vencedores y vencidos. Mientras que esto no ocurra, seguiremos sesgando nuestro pasado y contando sólo lo que ocurrió, olvidando la cruz de la moneda.

UN OBITUARIO HETERODOXO

Tras el fallecimiento el pasado 24 de julio de Gregorio Peces Barba, era de esperar una avalancha de sentidos y laudatorios obituarios, en todos los medios de comunicación, con las firmas de personajes de la vida pública engarzada, por convicción y/o por interés, personal o corporativo, con todo cuanto ha representado, y aún representa, la transición de la dictadura a esta cosa que tenemos, a la que llaman democracia.

Siendo comprensible en sus allegados, el dolor natural que toda pérdida humana representa, y desde el respeto al marco personal del finado y su familia, nada impide que al coro de los sentidos discursos oficiales, para-oficiales, institucionales y de otros más de variados ringo-rangos, se unan el particular de quiénes no hemos pinchado ni cortado, en los pasillos enmoquetados de los grandes salones, donde se han dirimido durante la aquellos años, los grandes intereses de la política partidista, de la intelectualidad de toga y birrete, de los grandes consorcios financieros y económicos, y de almibarados besamanos a la jerarquía eclesiástica, siempre atenta a avalar in extremis a sus hijos más preclaros.

Biografías hagiográficas escritas a toda prisa, marcadas por destacar un mundo de exquisitas relaciones en el finado, en donde se funden las genéticas familiares de los próceres de ambos bandos, sacrificando historia e ideologías, a la pragmática de repartirse de forma equitativa y consensuada, el pastel de la España post franquista.

Peces Barba fue uno de los Padres de aquella constitución-trágala, en donde se nos imponía (a la fuerza ahorcan), además de la impunidad de los crímenes franquistas, una forma de estado, la Monarquía juanfranquista, testaferro y garante de aquel testamento en donde todo quedaba atado y bien atado.

La devoción que don Gregorio profesaba a la figura del monarca designado por Franco, además de pública y notoria, ha sido reconocida ahora por el vástago del rey, al afirmar que “Peces Barba ha sido un gran valedor de la Corona” –una afirmación que suscribimos-, después de recordar emocionado, que fue él quien le tomó juramento, como heredero de la corona de su padre, en 1986.

Peces Barba y el príncipe

Hijo de un fiscal de la República condenado a muerte y conmutado, Peces Barba ha pasado a la historia, como uno de los artífices de un sistema de poder enraizado con el franquismo, por la vía de su impunidad, y de la traición a los valores históricos republicanos socialistas, abrazando la Monarquía encarnada por un rey que, no se olvide, no ha jurado la Constitución, -como sí lo hizo con las Leyes Fundamentales del Movimiento-, haciendo que hoy podamos considerar su proclamada amistad con Fraga Iribarne, como rasgo inequívoco de claudicación ante los magnates del franquismo.

Así, pudiera resultar histórica y contractualmente reprochable, el trascendente papel jugado por el extinto jurista, cuya vida ha venido discurriendo por lustrosos itinerarios claustrales y políticos, generosamente gratificados, flanqueados por una élite intelectual y política, en la se codeaban, saludaban y emparentaban, marital e intelectualmente, los hijos de las víctimas y las de los verdugos, escenificando uno de los pasajes de conchabamiento y traición a los principios republicanos, más bochornosos de nuestra Historia.

Todo ello en nombre de una falsa reconciliación, en la que los únicos reconciliados han sido ellos mismos, los que renunciaron en provecho propio, a toda exigencia de Verdad, Justicia y Reparación hacia las víctimas del régimen precedente, alardeando ostensiblemente el resto de sus vidas, de aquel chalaneo con quiénes participaron activamente con la dictadura de Franco.

Ni Peces Barba, ni ninguno de sus compañeros de paternidad constitucional**, jamás dijeron en su descargo, nada parecido a que hicieron lo que pudieron, dadas las circunstancias. Al contrario: mantuvieron hasta el último momento a título de mérito, haber impuesto a los españoles una Monarquía franquista y un orden democrático trampeado, en donde los mismos sectores político-económicos heredados del franquismo, son los que nos han llevado a donde estamos.

No. No se trata esta de una despedida injusta ni poco generosa.

La marcha definitiva de estos personajes, no solo sugiere el reconocimiento de sus valores personales, sino que cuando se desencadena, como ha sucedido, una cascada de odas desmedidas, que ocultan pasados oscuros y complicidades censurables, cuyas consecuencias trascienden la existencia del difunto, comprometiendo negativamente el pasado, el presente y el futuro de varias generaciones de españoles, no se puede permanecer en silencio, por mor de parecer ceremonialmente correcto.

Para los otros Padres de la Patria, José Pedro Pérez Llorca y y Miquel Roca y Junyent, que todavía disfrutan sus confortables jubilaciones, esperamos que por muchos años, aprovecho para decirles que se den por despedidos, para evitarme el trabajo de tener que volver a repetirme cuando llegue el momento, en los mismos términos que aquí lo hago.

Don Gregorio, descanse en paz.

Calabardina, 26 de julio de 2012

Por Floren Dimas

Sólo me queda dar las gracias a Floren por su punto de vista, justo al otro lado del espejo de lo que se ha leído estos dos últimos días.

Salud y República

8 comentarios:

Antonio Rodriguez dijo...

Peces Barba tuvo una actitud baboseante con la monarquía. Hace unos días vi una entrevista de él con Jordi Evole. Cada vez que le preguntaba sobre temas de la monarquía, todo eran alagos y justificaciones y si la cuestión era complicada se evadía despectivamente hace Jordi. Uno puede ser monarquico o lo que quiera pero lo menos que pede tener es un espiriu critico hacia sus convicciones y Peces Barba no lo tenía, al menos hacia la monarquia. De todas formas tan solo era una socialdemocrata.
Salud, República y Socialismo

Neogéminis dijo...

No conocía la difunto, al menos para aproximarnos a su verdadera figura es muy lícito y conveniente siempre escuchar las dos campanas.

Un abrazo

~~Esfera Comunista~~ dijo...

Está feo criticar al que a muerto, pero en este caso creo que está más que justificado.

Este hombre es uno de los responsables de la perepetuidad de los participantes de la dictadura en la sociedad actual.
Además, su actitud con la monarquía era ya de lacayo. Ya en el programa de Salvados baboseó acerca de la "gravedad" de no conocer las cuentas de la casa real.

Dilaida dijo...

Me llama mucho la atención el elogio que se hace en este país de las personas cuando se han muerto.
Bicos

Genín dijo...

Bueno, el caso es que ha palmao, que descanse en paz...
Salud

Eastriver dijo...

Cien por cien de acuerdo con el artículo. Este señor fue un cortesano, un chupatintas como tantísimos hay, un franquista disfrazado.

mariajesusparadela dijo...

Cuando empezaron con los elogios, lo primero que recordé fue su defensa a ultranza de la monarquía.
Que descanse en paz.

Guanarteme dijo...

Pues, del diez. Es más pienso que sus alumnos, algunos de los cuales conocí cuando residí una temporada en Madrid, dirían cosas más gordas. Pocos le aguantaban, hablando claro.

Quizás no esté bien criticar a los muertos, pero considero peor decir mentiras de las personas restregándoselas a otras que saben que no hablarán por educación.

La realidad es que toda esta casta de "padres de la Constitución" no son más que los responsables de la elaboración de un sistema político dirigido a crear una clase social privilegiada con patente de corso para hacer lo que les da la gana con los impuestos de los ciudadanos. Y por su puesto enriquecerse a costa de ellos.

Hay que rehabilitar el Granma para salvar este país.

Je,Je. Salud y República.