09 febrero 2019

Mañana: ¡Resurrección!


Pues sí. Ha llegado el día. Y no se trata de Lázaro, que ese ya tuvo su momento, sino del Siglo XX. Un siglo que parecía muerto y que vuelve con fuerza, que amenaza con quedarse, con sus nodos en blanco y negro, con su caspa totalitaria y su Sección Femenina.

Un siglo lleno de episodios únicos. Se trata de la resurrección de la cruzada nacional-católica, de la persecución de los rojos, maricones, vagos, maleantes y gente de mal vivir. Ha llegado el momento.

Escondidos, con pequeñas salidas de la cueva, han permanecido el siglo XXI, disimulando, pero esperando el momento. Y han salido para luchar contra esta España que les ha privado de sus valores fundamentales, de policías grises, de curas con sotana, y de ser la reserva espiritual de Occidente.

Es una cuestión de honor, de recuperar valores que les ha querido extirpar la democracia. Quieren defender esa España, cuya unión fabricaron Isabel y Fernando, y que hoy puede deshacerse como un azucarillo. En nombre de la patria tienen que acabar con esta panda de gobernantes de pacotilla que se permiten libertinajes y ultrajes y que pretenden vender la Patria a los independentistas e imponer el Estado democrático por encima de los valores auténticos.

Quieren volver al blanco y negro, a las películas bravas y patrióticas como Raza o A mí la legión. Esas que enseñan la pureza de nuestra superioridad imperial. Todo bajo una bandera cuyos colores sangre y oro, reflejan la venganza y la plutocracia, para ellos.

Pretenden, por mor de sus deseos españoleros y la unión Iglesia y Estado, hacer de El Valle de los Caídos su catedral de culto, de El Escorial la octava maravilla del mundo y de la Mezquita de Córdoba su principal monumento conquistado, hoy llamado por ellos la Catedral de Córdoba, eso sí, a coste cero gracias al bueno de Aznar, su padre ideológico.



Ahí están: Ciudadanos, Partido Popular y Vox, esa triple alianza derechona que desciende del Padre Aznar, subidos de tono y en aras de constantes mentiras e insultos pretendiendo hacerse con el poder, sin ningún miramiento, y con insultos y acusaciones falsas que repiten constantemente para fijarlas en el imaginario del colectivo derechoso. Eso sí, sin mover un dedo por el diálogo y, sin embargo, dando todo por mantener, aunque sea a hostias, esa Unidad inamovible que no existe.

Por cierto, una curiosa alianza, donde Ciudadanos disimula y dice no querer estar con Vox, al igual que decía de la corrupción del PP, y sin embargo, mantiene –eso sí, con la nariz tapada y sin mirar a Macron--, una unión que les delata, por mucho que traten de disimular.

De momento, al igual que hicieron los árabes, han empezado a conquistar España por Andalucía. Y las primeras medidas del gobierno reconquistador ha sido otorgar a la pata más extrema del trío, Vox --el más auténtico baluarte de la España pura: la Una, la Grande y la Suya—, la comisión de Cultura y Patrimonio Histórico. Paradójico, pero significativo. Los seguidores de Millán Astray que gritó: “Muera la inteligencia”, y los que llevan en su programa la desaparición de la Memoria Histórica son hoy los responsables de esa comisión.

Pero ese ha sido el comienzo. Mañana pretenden comenzar con la reconquista de Madrid, con el ‘sí pasarán’ de Celia Gámez, con eslóganes y proclamas pretéritas, dignas de hace cincuenta años. Se han convocado en la Plaza de Colón --bien podrían haberlo hecho en la Plaza de Oriente y quedarían perfectamente encajados--, para solicitar que vuelvan los viejos tiempos.

Hablan de veinte mil personas como mínimo, a sabiendas de que serán más y así parecerá un éxito. Veremos si son capaces de ser más de medio millón como en la manifestación de las mujeres del 8 de mayo pasado.

Y para conseguirlo, lucharán como Flechas y Pelayos, o como Roberto Alcázar y Pedrín. Eso sí: “Todos juntos y en unión, defendiendo la bandera de la Santa Inquisición (perdón: Tradición)

Salud y República

P.D. A mi parecer, queda pendiente una manifestación en toda España a favor del diálogo y la democracia, antes de que nos tapen con sus falsas diatribas

5 comentarios:

JAVI GUANARTEME dijo...

Es un pena que haya gente que no pueda ir a la concentración porque no tiene donde dejar el caballo. Así se comenta en Twitter y habría que exponérselo a Manuela. Yo le propongo la zona de Serrano desde Goya hasta la Embajada de los Estados Unidos, en el carril en el que siempre practican la doble fila.

Un saludo.

Maria dijo...

En Andalucía algunos se tomaron a chanza lo del señorito a caballo o lo de hablarle a una vaca en la campaña electoral y mira por donde nos ha salido la "gracia"
Sólo me gustaría que este destape fadcista acabe aquí.

Saludos tristes.

Maria dijo...

Quise decir fascista...

JAVI GUANARTEME dijo...

Vale, no haremos más chistes, o te sientes culpable o te meten en el Juzgado.

Maria dijo...

No, Javi, se puede uno reír, yo soy la primera que lo hago, pero de la desolación e impotencia que tengo, digo lonque pienso e igual no me explico bien.

Saludos